*Por Laura Bareiro

Hace días que vengo pensando en el lazo rosa y el significado de decir “está en tus manos”.
Hace poco más de 20 años vi partir a mi mamá luego de una larga y dolorosa lucha contra el cáncer de mamas.
Me tocó recorrer con ella hospitales públicos, sanatorios privados, el Instituto de Previsión Social (IPS), consultas médicas, radioterapia, quimioterapia, terapias alternativas, té de cangorosa y hasta unas vacunas que estaban probando que, según recuerdo, le desató la infección que desencadenó en su fallecimiento.

Yo tenía 14 años cuando empezó todo. Somos 7 hermanos, mi papá se había quedado sin trabajo, mamá hacía un tiempo tenía su propio negocio y no daba muchas ganancias. No había conciencia de controles médicos anuales, no había tiempo para preocuparse por eso, no había dinero para esos lujos, porque era así, la salud era un lujo.
En fin. Cuando le diagnosticaron el cáncer estaba bastante avanzado, y ahí empezó la corrida por conseguir dinero para cada quimioterapia, para las sesiones de rayos. Recuerdo un día la expresión de su oncólogo ante el pedido de mi mamá de suspender su quimioterapia, ese mes porque no teníamos plata.

Textualmente le dijo: “vende tu tele, vende tu casa…”. Mamá le miró con la expresión más desoladora que recuerdo haberla visto en mi vida. Supongo pensó en nosotros, sus siete hijos, en la casa que ya había vendido, en todos los aportes que habían hecho los parientes para llegar hasta ahí, en las deudas que ya tenía su hijo mayor.

Entonces, cuando veo el lazo rosa pienso en lo importante que es hacerse los controles anuales para evitar que el cáncer avance si nos toca padecerlo. Pienso que es fundamental concientizar sobre la importancia de hacértelos. Pero también pienso que se debe trabajar sobre los miedos y las resistencias que surgen para no hacernos esos controles. Pienso que “está en tus manos” es una carga muy pesada para las mujeres (será que para el cáncer de próstata es igual), más aun cuando el auto-examen no es la salida para una real prevención. Cuando un quiste, nódulo o tumor se palpa es que ya hay un avance importante de crecimiento del mismo (ojo, no todo quiste es canceroso). La prioridad es la ecografía mamaria y la mamografía según la edad e historia de cada persona.

Entonces el lazo rosa debe servirnos para recordar que podemos enfermarnos, pero que podemos detectar la enfermedad a tiempo. Y fundamentalmente debe servirnos para recordar y exigir al estado que se garanticen los servicios para que las mujeres accedan a los estudios necesarios y que ninguna mujer tenga que decidir entre hacerse un estudio o que le descuenten la ausencia en su trabajo o que encuentre a quien dejarle a sus hijos, nietos, sobrinos, padres, suegras y suegros o a cualquiera de las personas que quedan a cargo del cuidado de ellas. Porque llegar a hacerse un estudio en los servicios públicos de salud es una odisea que puede empezar a las tres o cinco de la mañana para conseguir turno, luego ir a esperar para hacértelos y retirarlo, y luego otro tema, y otro día, así hasta conseguir consultar con un médico o médica que te diga si estás bien.

El lazo rosa debe resignificarse, no en la mirada hacia la responsabilidad personal, sino hacia la responsabilidad estatal.
Demás está decir que se necesitan políticas públicas de salud efectivas para todo lo que viene después del diagnóstico. Hay miles de comentarios en las redes de pacientes con cáncer y todo lo que padecen en la lucha por sus vidas. Yo recuerdo cada paso de ese camino como si fuera hoy… las manos de mi mamá heladas antes de cada consulta, el día que casi se desmaya en los pasillos del IPS porque necesitaba una transfusión de sangre, pero claro, eso no era una urgencia. Y eso sin entrar a hablar de todo lo que implica la salud mental de una persona que pasa por eso.

Por todo esto sí, está en tus manos, pero sobre está en tus manos estado paraguayo y gobierno de turno. Auto-examen de pendientes en este tema.

Laura es Socióloga, Docente de Epistemología e Investigación en el Instituto de Trabajo Social de la UNA, Investigadora, Feminista y paraguaya.

Deja un comentario