El horror y el terror tienen muchas caras, una de sus caras, es la amenaza permanente de que tu vida puede dejar de ser vida en cualquier momento, que no vales nada porque otro tiene el poder de hacer efectiva la amenaza.

Los centros clandestinos de detención, en Argentina, operaban estos resortes de tortura que acompañaban a la otra, la tortura-la física-.

Lo importante era transmitir que tu vida dependía de tu torturador en un juego perverso donde además de recibir la descarga, le debés algo.

Por Marcos Sierras*

Av. Rivadavia y Carabobo, Banco Columbia.

Las paredes hablan y dicen más de lo que se lee “PUTA” en rojo sangre-que chorrea- sobre mármol frío y gris. Casi un flame de terror de bajo presupuesto. Suculento, cruel y obsceno.

Ella trabajaba en la economía popular, como muches otres de su clase, en el Barrio de Flores.

Una tarde se acercó un tipo y comenzaron a charlar y al día siguiente lo mismo y otro más y así los días. Comenzó una relación amistosa pero el muchacho quería algo más y ella no. Un día la increpó porque estaba hablando con un fulano, otro día igual y así por meses hasta que una mañana aparece, en rojo sangre-chorreada-, la palabra “PUTA” (fines de 2017). Al tiempo, a ella ya no se la veía todos los días en la esquina. Algunas veces no venía a laburar, se ausentaba pero el rojo sangre-chorreada-, seguía.

Un día, ella estaba en la esquina, y el tipo vino a amenazarla con un cuchillo ¡Hubo denuncia!

A los pocos días, el intentó “reparar” de daño y apareció el mármol y el “puta” con azul que buscaba, infructuosamente, velar la ofensa y dejando el mensaje “perdón por todo (…) adios” -mediados de Abril de 20 18-.

El tiempo hizo, como sabemos, su trabajo y, poco a poco el azul del “perdón” se fue destiñendo, se fue lavando.

Ella, no volvió más a la esquina donde laburaba. Se fue corriendo-literal y metafóricamente- fue cediendo espacio para conservar su vida, tuvo la necesidad de diseñar nueva cartografía.

Eso sí, lo que aún perdura en la esquina es la violencia misma y su escritura.

 

*Marcos es Prof. En Cs. Políticas; fotóperiodísta enfocado en DD.HH,violencia Política y de géneros. Comunista.

Deja un comentario