Por Eleonora Pereira*

Sin dudas, el Encuentro es un hecho social y político inédito que año a año tiene más potencia. Más allá de eso, busqué una palabra que sintetice mi experiencia durante los  días del  33 ENM  y no la encontré, aunque tengo una certeza: hay un antes y un después en cada compañerx.

Fue mi primer Encuentro y si bien dudo al momento de describirlo, tengo la plena seguridad que no va a ser el último.  Allí encontré un espacio enorme de sororidad, hermandad, miradas cómplices, amor, empoderamiento, abrazos, música, arte, color y calor. Su esencia, sin duda, son los talleres diversos, en donde no hay ningún tipo de jerarquía, son horizontales y todas las voces tienen el mismo valor, en ellos las mujeres debatimos, intercambiamos, circulamos la palabra, lo que allí se discute pertenece a las mujeres y también descubrimos que no estamos solas, que somos miles y que podemos cambiar realidades.

Volví con la plena certeza que el patriarcado se va a caer porque como dijo Simone de Beauvoir “El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente”.

Eleonora Pereira, docente de historia, delegada de Suteba Tigre y feminista

Deja un comentario