Nuevamente la justicia se encarga de darle la espalda a las mujeres: Francisca Díaz fue condenada por injurias y calumnias por denunciar un abuso sexual por parte de un fiscal. Conocemos el fallo por los medios de comunicación, el mismo día que miles de mujeres salieron a las calles de las ciudades de Chile a exigir la erradicación de todas las formas de violencia contra las mujeres. 
Vimos la foto de las amigas de Fran, saliendo de tribunales sin poder parar de llorar, y asi mismo nos quedamos nosotras. Porque aun no conocemos a Fran, nos sentimos como sus amigas: con el corazón feminista roto de tanta injusticia que tenemos que aguantar.
 
La justicia condenó a la estudianta de Derecho que denunció un abuso sexual por parte de un ex funcionario de Fiscalía en la región de Los Lagos.
Francisca había denunciado en 2016 haber sido agredida sexualmente en un hostal por Willy Fahrenkrog Podlech, lo que no prosperó en tribunales y el hombre se querelló contra la estudiante, quien ahora está condenada por denuncia calumniosa.
 
Gonzalo Castro, abogado defensor de la joven, dijo que aún desconocen los fundamentos de la condena y señaló que están sorprendidos con el veredicto, ya que según añadió, no se habían acreditado los requisitos del delito.
 
La joven arriesga penas de tres años de presidio a cinco años de privación de libertad.
 
Algunos de los argumentos que se han conocido es que no fue violación si no que una relación sexual consentida, basados en que se conocieron por Tinder, se dieron cita en un bar y tomaron alcohol. Asimismo, presentaron el testimonio de la Carabinera que recibió su testimonio, quien dijo que su llanto no era tan fuerte como el de una mujer violada.
 
¿Cómo lloran las mujeres violadas? ¿Dónde esta permitido que las mujeres violadas conozcan a sus violadores? ¿Cuántos grados etilicos permiten que te violen? Le hacemos estas preguntas al patriarcado, a ver si nos explican de paso hasta cuando vamos a tener que seguir siendo violadas, violentadas, abusadas, desmentidas, criticadas y vueltas a violar.
 
Nosotras desde Emancipa Chile, Argentina y Paraguay le creemos a Francisca.

Deja un comentario