Por Azul Verzura*

El primer paro de mujeres en Argentina nace como consecuencia de la brutal represión en Rosario durante el Encuentro Nacional de Mujeres y como respuesta el femicidio de Lucía Pérez.

A un día del 25/11 Día Internacional contra la violencia de género, el juicio sobre el asesinato, violación y empalamiento de Lucía Pérez tomó el giro patriarcal más absurdo y violento por parte de la Justicia: nadie es culpable. En los últimos dos-tres años los femicidios aumentaron en un 24% (información del Observatorio de femicidios. Defensor del pueblo de la Nación y el Registro Nacional de Femicidios, Corte Suprema). Es decir, que cada vez las mujeres valemos menos.

A dos años del femicidio que nos hizo temer realmente de la clase de hombres con los que convivimos y a su vez, que la rabia termino de florecer en un movimiento social y político, asesinaron de nuevo a Lucía. Los dos acusados Matías Farías y Juan Pablo Offidani fueron absueltos de las acusaciones de abuso sexual y femicidio. Es decir, que para la justicia no son femicidas. Para el resto, sí. Empalar, violar, matar a una mujer, es femicidio. Acá y en cualquier lado.Los acusados son, únicamente, culpables por venta de drogas. Alejandro Maciel, ahora excarcelado y absuelto dela acusación de encubrimiento agravado.

Fue femicidio, a Lucía no la mataron al azar. A Lucia la mataron por mujer, por ser libre, por estar en la calle, por usar la ropa que quería, por escuchar música con auriculares, por esperar un colectivo o por estar mirando para adelante. La mataron porque es mujer. La torturaron porque es mujer, porque creyeron que era suya, de su propiedad. La asesinaron porque se creen más fuertes. La mataron, la empalaron. Ella murió de dolor. De dolor entre las entrañas, de grito, de llanto, de miedo, de opresión. Murió por los femicidas. La mataron los femicidas. La mató el sistema, la mató la justicia hoy y cada año que no condenen a los acusados.

Por eso, por ella, por las demás, el feminismo va a vencer. Al patriarcado y a esta Justicia vergonzosa, absurda, vetusta y misógina también la vamos a tirar. Como dice la canción “a donde vayan los iremos a buscar”. Sí, los vamos a ir a buscar. Los vamos a derrotar, les vamos a ganar. Vamos a dar la batalla las veces que sea necesaria hasta que no haya ni una menos en Argentina ni en ningún lado. Vamos a seguir luchando, poniendo el cuerpo y transformando todo este sistema opresor, en un futuro –que será presente- feminista.

Lucía, hoy escribo por vos. Con lágrimas en los ojos y con un enojo inexplicable. Con ganas de estar en la calle, marchando y gritando tu nombre. Compañera, siempre serás parte de nuestra lucha y por supuesto, te llevamos en todas las banderas.

Vivas nos queremos.

 

*Azul es escritora y editora de http://reviradas.com.ar/ militante nacional, popular y feminista.

Deja un comentario