Por Cecilia Gonzalez Gerardi*

 

Supiste quien eras

y lo gritaste.

 

Un aullido de luz arañó tu garganta.

 

Como raspan las espinas sobre la intemperie,

así tu voz se hizo lugar entre las cuerdas.

 

Y las palabras te nacieron fieras

y rasgaron tu lengua con la fuerza de un abismo.

 

Así

escribo esas letras sobre el papel vacío

por ver si entre tanto gruñido

podrán nacer

mariposas.

 

*Cecilia González Gerardi es escritora y profesora en Letras. Publicó Espacio. Postales de mí en 2014. Participa en diversas antologías y páginas literarias. Es miembro del Círculo de Escritores de San Fernando y de Sangría. Escritorxs y trabajadorxs de la palabra contra la violencia machista.

Deja un comentario