*Por Noelia Díaz

2019 = 12 feminicidios.

2 fueron niñas de 11 meses y otra de 7 años.

32 niños/niñas quedaron huérfanos.

POR DIA

7 casos de abuso sexual a niños/ñas

2 niñas dan a luz (entre 9 y 14 años)

Fuente : Observatorio Ministerio de la Mujer

 

En los últimos 11 días, 6 mujeres fueron asesinadas, víctimas de la violencia machista. En los tres primeros meses del año 12 mujeres fueron víctimas de feminicidio, dos de ellas niñas, una de 11 meses y la otra de 7 años que falleció de neumonía, pero se descubrió que venía sufriendo abuso sexual por parte de su propio padre. Esto se traduce en 32 niños/niñas huérfanos tras el feminicidio de sus madres. Además, por día, en el país se dan 7 casos de abuso sexual a niños/ñas y 2 niñas dan a luz por día.

Estas contundentes cifras representan la falta de voluntad estatal para políticas públicas tendientes a la prevención, sanción y erradicación de la violencia de género, así lo denuncia Rosalía Vega, directora de Amnistía Paraguay, quien hace notar que en 2016 se promulgó la Ley 5777 de Protección Integral a las Mujeres contra toda forma de violencia, pero que ni siquiera se conformó la mesa interinstitucional que establece la normativa. El involucramiento de todas las instituciones del Estado es indispensable para poder identificar la ruta de desigualdades de las mujeres y niñas para lograr abordar este problema endémico de manera integral.

Está demostrado que la legislación no es suficiente para reducir y eliminar la muerte de mujeres por razones de género. Aún subsisten graves obstáculos que impiden a las mujeres el efectivo acceso a la justicia, la verdad y la reparación. Se necesita una mirada integral del problema. Tal como lo señala la Convención de Belém do Pará, los Estados Parte deben desarrollar acciones de prevención, protección, investigación y reparación, tanto para las familias de las víctimas como para las sobrevivientes.

A pesar de los avances en materia legislativa, la inexistencia de medidas integrales provoca una brecha entre los derechos formales y el acceso efectivo a la justicia de las mujeres. Los Estados tienen altas tasas de muerte violenta de mujeres con bajas tasas de judicialización de los casos y mínimas tasas de condena, que se suman a la casi absoluta impunidad, y a la ausencia de mecanismos de reparación para las familias de las víctimas y las sobrevivientes. Los Estados no manejan cifras de reparación, de mujeres desaparecidas, de datos genéticos que permitan la ubicación de las víctimas ni otros mecanismos que permitan garantizar sus derechos.

La falta de presupuesto para los programas y planes de lucha contra la violencia de género y otras instituciones vinculadas resulta alarmante. Actualmente el Ministerio de la Mujer, la institución que debe implementar políticas públicas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia hacia las mujeres y niñas cuenta con sólo el 0,03% del presupuesto general de gastos de la Nación.

Desde Amnistía Paraguay también expresan su preocupación sobre la retórica y el discurso anti derechos que se da desde diferentes sectores, a su entender esto conlleva a  la exacerbación de la violencia en un país sumamente desigual.

 

Deja un comentario