El miércoles 3 de abril recién pasado, la Cámara de Diputados de Chile aprobó por unanimidad el proyecto de ley de Respeto Callejero, presentado hace 5 años como una iniciativa ciudadana del Observatorio Contra el Acoso Sexual Callejero, OCAC, apoyado por diputadas de diferentes bancadas.

 

Con esto, la primera ley que sanciona el acoso sexual callejero en este país queda aprobada definitivamente para que sea promulgada en los próximos meses y por fin las mujeres de Chile tengan leyes que las protejan de este tipo de violencia de género.

 

En el marco de la Semana Internacional contra el Acoso Sexual Callejero, desde Revista Emancipa conversamos con Javiera Prieto, Directora Jurídica de OCAC, quién nos entregó detalles sobre la nueva ley de Respeto Callejero.

 

¿Qué legisla la nueva ley de acoso sexual callejero en Chile?

 

Javiera: Se tipifican conductas constitutivas de acoso sexual callejero, se introducen tres modificaciones al Código Penal, las cuales sancionan el contacto físico de connotación sexual sin el consentimiento de la víctima como un delito de abuso sexual.

 

Además, sanciona las grabaciones de genitales o partes íntimas de otra persona sin su consentimiento y su posterior difusión. También sanciona los acercamientos y persecuciones, el exhibicionismo de contenido sexual explícito hecho sin el consentimiento de la víctima, que provoquen una situación hostil, humillante o intimidatoria y finalmente, sanciona el acoso verbal, que mal llamamos piropo.

 

¿Cuál será el delito con mayor pena?

 

Javiera: Al reconocerse que las tocaciones o agarrones que sufren las personas en el espacio público o privado son constitutivas de abuso sexual, este delito es el que tiene mayor pena, teniendo penas de presidio de los 60 días a los 3 años.

 

Otra pena alta es la grabación de partes íntimas del cuerpo o de genitales de otra persona sin su consentimiento, de 60 días de presidio a los 3 años, pero además se le agrega una multa.

 

¿Cómo creen que esta ley empuja una transformación cultural de género necesario paraterminar con el acoso sexual callejero?

 

Javiera: El trabajo de OCAC por estos 5 años ha consistido en empujar una transformación cultural, que ayude en terminar y erradicar el acoso sexual callejero. Nosotras siempre ideamos el proyecto de ley para que sea un disuasivo de cometer estas acciones de acoso sexual callejero, pues si las personas ven que se penalizaba y se le daba reconocimiento jurídico y reproche penal a estas situaciones de violencia normalizada se abstendrían e cometerlas. En ese sentido, el proyecto de ley es el primer paso para caminar hacia el respeto.

 

¿Qué le dicen a todos los que las minimizaban con las chicas anti piropo?

 

Javiera:El 2015 cuando presentamos el proyecto de ley estábamos recién instalando el tema, visibilizando el acoso sexual callejero como un tipo de violencia sexual, esto fue bien revolucionario porque estábamos desnormalizando una conducta sumamente arraigada en nuestra sociedad, entonces, al principio tuvimos muchas reticencias.

 

Después al correr los años, ganamos muchos más adeptos y muchas mujeres reconocieron que estas conductas no eran normales y estas situaciones que vivían diariamente en el espacio público estaban mal, y luego se fue instalando que ya no toleramos más seguir viviendo acoso diariamente.

 

Igualmente reconocemos que hay mujeres que aún no entienden que el acoso sexual callejero es una conducta reprochable, en especial, cuando nos dicen que les gusta recibir piropos en la calle. Nosotras invitamos a que reflexionen si en realidad ellas quieren recibir un comentario que no buscaron de un extraño en la calle, si realmente la validación de nuestro cuerpo y nuestra autoestima debe venir de un extraño que nos grita en la calle.

 

Mirarlo como que éramos las chicas antipiropo es una visión bien reduccionista, porque el acoso sexual callejero no solo contempla los que mal llamamos piropos- que en realidad se deberían llamar acoso sexual verbal- sino que implica muchas otras conductas como las tocaciones, los agarrones, las persecuciones, las grabaciones de partes íntimas de nuestro cuerpo, por ende, solo decir que estamos contra del piropo es reduccionista, ya que estamos en contra de cualquier vulneración a nuestra integridad y libertad sexual.

 

¿Qué se viene ahora para OCAC?

 

Javiera:Nuestro primer paso fue visibilizar el acoso sexual callejero como violencia de género, luego lógicamente nuestro objetivo era que se aprobara nuestro proyecto de ley para dar un reconocimiento jurídico. Ahora que se aprobó estaremos velando por el cumplimiento de esta ley, de que los operadores, como las policías, el ministerio público y los jueces le den una correcta aplicación.

 

Además, seguiremos trabajando para que el Ejecutivo elabore políticas públicas para enfrentar este tipo de violencia. Finalmente, seguiremos trabajando por erradicar el acoso de todos los lugares, ya que no solo se ejerce en el espacio público, lo vivimos en las universidades, en los colegios, en los trabajos e incluso en internet.

Javiera Prieto junto a María José Guerrero, Presidenta de OCAC.

Deja un comentario