Ilustración: Libertadfree

*Por Emancipa Paraguay

«Kuña Gol», está escrito en dos idiomas, guaraní y español. «Kuña» significa «mujer» y «Gol» no necesita explicación. La máxima expresión de alegría, dentro y fuera de la cancha.

Laura nos relató:  “queríamos un nombre que identificara a la mujer y al mismo tiempo nos identificara como un medio de Paraguay, por eso el uso del guaraní.”

Kuña Gol nació con el único objetivo de difundir el fútbol femenino en Paraguay, de rendir homenaje a tantas mujeres que, en la mayoría de los casos, juegan y jugaron por amor a la camiseta. Este espacio es de ellas y para ellas, nos comentó Andrea Yinde, una de las creadoras de este espacio para mujeres futbolistas.

 Las creadoras  de Kuña Gol son dos mujeres, Laura Morel, periodista deportiva, con años de experiencia en los medios y en el mundo del deporte y Andrea, aficionada al deporte, futura licenciada en Comunicación.

“Mi fuerte es el reportaje gráfico, los materiales visuales como fotografía y vídeo. Pero debo admitir, que parte de Kuña Gol, son las personas que hacen difusión de las noticias sobre el fútbol femenino, las mismas jugadoras y aquellas que nos apoyan y al mismo tiempo nos brindan información”, señaló Andrea. La iniciativa nació en julio del 2017, debido a una manifestación que realizó el club San Lorenzo Femenino. “De ahí me fui metiendo o al menos leyendo lo que tenía a mano sobre el caso y el fútbol femenino en nuestro país. También, y debo admitirlo, en parte porque soy una jugadora frustrada y como no llegué a mi objetivo de ser profesional, quería seguir con el fútbol de alguna manera”, recordó.

Andrea en ese momento decidió ayudar desde donde ella podía y como tenía las herramientas y el conocimiento para hacerlo, se puso en marcha y empezó a darle difusión a la manifestación de las chicas de San Lorenzo:  “surgió en mí la necesidad de hacer algo por las jugadoras, ver la manera de darles el lugar que se merecen como cualquier profesional, en este caso, del deporte. No me podía quedar sin hacer nada, después de haber visto ese material, dijo.”

Al decir de Laura Morel, la co-creadora de Kuña Gol, el medio oficialmente, en funcionamiento, nació en octubre con la cobertura de la Libertadores Femenina que se jugó en Paraguay.

Laura identificó que el objetivo principal del medio es seguir ganando espacios para el fútbol femenino, visibilizarlo como deporte y no como «chicas lindas» o «chicas machonas» que juegan al fútbol. «Ese estigma o prioridad que tienen todos a la hora de hablar de fútbol femenino queremos contribuir a eliminar”, remarcó. 

Andrea reconoció que aún son un medio pequeño, pocas veces reconocido como un medio de verdad. Aspiran a visibilizar todos los deportes en los que las mujeres se desempeñan y que los medios hegemónicos no muestran o, si lo hacen, no le dan ni el destaque ni la importancia que tienen deportes encabezados por hombres. También quieren llegar a ser un medio que tenga el equipo necesario para las coberturas, transmisiones, tener un programa que permita llegar a mucha más gente, ya que para ella el objetivo principal es difundir el fútbol femenino.

Cuando les preguntamos sobre los obstáculos que tuvieron que atravesar en la conformación de Kuña Gol, ambas coincidieron en que los mayores obstáculos tuvieron que ver con cuestiones materiales y de tiempo, como por ejemplo, la movilidad y que en ocasiones no cuentan con el equipo indicado para las coberturas.

“Al tratarse de un medio personal, que apenas está formándose en redes, los obstáculos siempre pasan por los tiempos y la movilidad, porque esto lo hacemos a puro pulmón, por amor al fútbol femenino. Entonces, no siempre podemos asistir a todos los partidos porque coinciden con nuestros horarios de trabajo o porque por ahí no alcanza la plata, que sale de nuestro bolsillo, para trasladarnos a las canchas.”, señaló Laura.

Para Laura incursionar en el mundo del periodismo deportivo es como en todos los ámbitos conocidos como el mundo de los hombres: “En un gran porcentaje, por supuesto, hay más mujeres deportistas que periodistas deportivas porque la práctica del deporte es para todes, no así el ejercicio del periodismo. Ingresar a un medio y trabajar como una profesional, contratada, con un sueldo fijo, es toda una hazaña. ¿Qué lo que una mujer va a saber de fútbol? es la frase que recorre en el aire como justificación porque, vale recalcar, en este país prácticamente no existe el periodismo deportivo sino el futbolero.”

En cuanto a las deportistas, Laura cree que si bien ellas no tienen impedimento para practicar algún deporte, el problema pasa por la discriminación y diferenciación que sufren a la hora de cobrar sueldos, premios o incluso ser promocionadas en los medios de comunicación. Las mujeres ganan mucho menos que los varones y siempre aparecen en segundo plano en las informaciones y esto se da en todo el mundo.

 En Paraguay, la mujer que llega al periodismo deportivo ya llega con el rótulo de «botinera», sin importar que sepan o no algo de la vida privada. Entonces, ya vestirse de forma atractiva está mal visto. Mientras que los hombres tienen más facilidades para realizar coberturas importantes (en este país eso significa partidos de Primera División) o ser contratados, a las mujeres las mandan a realizar coberturas de cualquier deporte o de fútbol de ascenso, y pueden estar haciendo eso por años que no las van a contratar. “Las pocas que estamos consolidadas en un medio, si bien mostrando nuestra capacidad nos ganamos el respeto de los colegas, en algún momento fuimos protagonistas del «seguro esa se metió con… por eso está ahí»” comentó Laura.

Como reflexión final Andrea mencionó que para ella lo importante es que se apoye muchísimo más el deporte nacional, en este caso el fútbol femenino: «porque vale la pena, las chicas se merecen porque no es fácil ser una jugadora profesional, ese hecho conlleva  mucho sacrificio, ya sea físico, alimentario, de tiempo. Que no pase desapercibido el talento de todas y cada una de ellas y que eso sea lo único que importe, el talento” y a Laura por otro lado le gustaría que los clubes entiendan de una buena vez que el fútbol femenino también es profesional y que, en consecuencia, sus jugadoras deben ser tratadas de una mejor manera. Ya no «sueldos» miserables ni premios «consuelo» por ser campeonas.

Deja un comentario