Fuente: Facebook Marcha Mundial de las Mujeres.

Por Malfada Galdames*

¿Cuál es nuestro Origen?

La Marcha Mundial de las Mujeres es un movimiento mundial de acciones feministas que reúne grupos de mujeres y organizaciones que actúan para eliminar las causas que originan la pobreza  y la violencia contra las mujeres.

Este movimiento mundial de mujeres se origina desde la Marcha de las mujeres contra la pobreza que tuvo lugar en Canadá el año 1995. Iniciada y convocada por la Federación de Mujeres de Quebec. Esta marcha tuvo un éxito enorme,  850 mujeres, que en su mayoría marcharon durante 10 días llevando 9 reivindicaciones de carácter económico, fueron acogidas por 15.000 personas al terminar su recorrido. La Marcha movilizó al conjunto del Movimiento Feminista y ganó el respaldo de varios sectores de la población.

La presencia en la Marcha de 1995 de muchas mujeres provenientes de otras regiones,  consideró  esencial mundializar las  solidaridades. En este sentido, el Foro Mundial de Beijing vino a confirmar que en todas partes del mundo, las mujeres estaban  determinadas, más  que nunca,  a luchar por la igualdad, el desarrollo y la paz. Fue en el marco de ese foro que se lanzó la idea de una Marcha Mundial. 

De este modo en octubre de 1998, unas 140 representantes de 65 países se reunieron en Montreal, invitadas por el Comité de Coordinación de la Marcha.  En ese encuentro, se adoptaron dos grandes temas para la Marcha: la eliminación de la pobreza en el mundo y la eliminación de la violencia hacia las mujeres, los cuales se articularon  en 17 reivindicaciones mundiales. 

El 8 de marzo de 2000, ocurrió el lanzamiento oficial de la Marcha Mundial de las Mujeres a escala mundial, durante una rueda de prensa que tiene lugar en Montreal, con enlaces en  Nueva York y Ginebra. La movilización se inició el 8 de marzo,  terminándose el 17 de octubre del año  2000, Día Internacional para la Eliminación de la Pobreza. 

Objetivos de la Marcha Mundial de las Mujeres

Fortalecer y mantener un vasto movimiento de solidaridad entre todas las mujeres y organizaciones de base para que la Marcha constituya un gesto de afirmación de las mujeres del mundo. 

Promover la igualdad y la justicia entre mujeres y hombres, entre mujeres y, entre todos los pueblos.

Seguir construyendo y fortaleciendo un amplio proceso de educación popular donde todas las mujeres puedan analizar por sí mismas y para ellas mismas, las causas de su opresión, de su discriminación y las posibles alternativas.

Poner en práctica las reivindicaciones y las alternativas comunes a los movimientos de las mujeres del mundo, a escala local, nacional, regional e internacional, en torno a los temas de pobreza y de violencia hacia las mujeres. 

Ejercer presiones políticas sobre los gobiernos y las instituciones políticas multilaterales. Rechazar y denunciar las instituciones internacionales financieras, económicas y militares: como el Fondo Monetario Internacional- FMI,  la Organización Mundial del Comercio- OMC,  el Banco Mundial-BM, y las grandes corporaciones y  transnacionales,  como también las agencias de cooperación que condicionan nuestras luchas, etc.

Influir en la  población en general, y a los movimientos sociales en   apoyar y realizar los cambios que sean necesarios para mejorar, la posición, las condiciones y la calidad de vida de las mujeres del mundo entero.

Los principios orientadores

Estamos siempre reflexionando y tratando de encontrar articulaciones entre la ideología y la base material, entre la subjetividad y las condiciones objetivas. Nuestra posición está vinculada a una conciencia sobre la necesidad de la resistencia mundial contra la ofensiva neoliberal  que es patriarcal y racista por naturaleza. Tenemos la posibilidad de compartir estos principios   con otros actores de los movimientos sociales  en la construcción local de la resistencia contra las políticas neoliberales y en la creación de alternativas mundiales.

La MMM participa activamente en: Campañas regionales y mundiales por la anulación de la deuda externa, contra el libre comercio, contra la violencia hacia las mujeres y contra la guerra. Construimos puentes con nuevas generaciones de mujeres que vienen de los movimientos de: mujeres negras, mujeres sindicalistas, movimientos campesinos e indígenas,  movimientos por la diversidad sexual, etc. Mantenemos participación activa  y presencia en los Foros  Sociales  Mundiales, en la Asamblea de Movimientos Sociales y  Cumbre de los Pueblos. Algunos de nuestros aliados son: La Red Latinoamericana de Mujeres Transformando la Economía, REMTE, el Movimiento Mundial  La  Vía Campesina, Diálogos Sur-Sur, LGBT (Lesbianas, Gays, bisexuales y trans-géneros, la Agencia Latinoamericana de Información, ALAI, Amigos de la Tierra Internacional, Coalición Contra el Tráfico de Mujeres, Code Pink, la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo, CLOC, Jubileo Sur, Radio Mundo Real, etc. 

Los Desafíos de la MMM Internacional son profundizar la elaboración política común en torno a la agenda de la MMM, la formación de actividades y nuestra capacidad de respuesta ante situaciones de urgencia. Fortalecer las coordinaciones nacionales y regionales de la MMM. Consolidar el mensaje de la Marcha como un proceso permanente y no solo un movimiento que realiza acciones puntuales

La Marcha Mundial de las Mujeres en Chile

La Marcha Mundial de las Mujeres en Chile surge en el año 2007, al calor de la Carpa de las Mujeres, donde se realiza el lanzamiento  oficial de nuestro movimiento en la Universidad Arcis con ocasión de la Cumbre Iberoamericana de los Pueblos. Para su accionar toma la misión, los objetivos y los postulados de la MMM Internacional e inmediatamente se adscribe a ella, como punto focal Chile. 

En ese sentido, consideramos   clave fortalecer y mantener un vasto movimiento de solidaridad entre todas las mujeres y organizaciones de base para que la “Marcha”, como movimiento, que constituya un gesto de afirmación de las mujeres del  país y del mundo. Hemos ido construyendo y fortaleciendo un amplio proceso de educación popular donde todas las mujeres puedan analizar por sí mismas y para ellas mismas, las causas de su opresión, discriminación y las posibles alternativas. De este modo ponemos en  práctica las reivindicaciones y las alternativas comunes a los movimientos de las mujeres desde las organizaciones locales,  a nivel  nacional, regional e internacional, en torno a los temas de pobreza, derechos sexuales y reproductivos incluido el aborto libre, seguro y gratuito y la violencia ejercida hacia las mujeres en los territorios.

Objetivos de la MMM -Chile

La Marcha en Chile es una  organización de carácter nacional que forma parte del movimiento nacional de acciones feministas. Nuestro objetivo es luchar y denunciar al colonialismo y patriarcado, estrechamente ligado al capitalismo neoliberal. 

Denunciamos el impacto negativo del extractivismo y la militarización sobre las mujeres en zonas de sacrificio y comunidades indígenas, donde seinstala la precarización laboral y la extracción de los bienes comunes en forma ilimitada provocando violencias y desigualdades en los territorios, siendo las mujeres las que sufren el mayor impacto en sus vida privada, laboral, social y cultural.

Promovemos la defensa de los derechos sexuales y reproductivos, a través de la promoción de la reflexión en foros y seminarios, de la difusión a través de la creación y distribución de material escrito y gráfico, y del activismo callejero. Realizamos acompañamiento conciente a mujeres que han decidido abortar. Articulamos el trabajo en redes en temas de justicia ambiental, economía feminista y soberanía alimentaria.

Nuestro plan de acción  también va dirigido a generar espacios de reflexión política y continuos para fortalecer los liderazgos femeninos y provocar una articulación permanente  en el tiempo del movimiento feminista en Chile y las Américas.

La formación, capacitación y el diálogo de saberes con grupos de mujeres es vital para entender el momento político actual y la oposición de alternativas al sistema privatizado, mercantilizado y deshumanizado.Queremos volver a poner en el centro de atención la vida humana, no el capital que individualiza, explota y enajena. Promovemos  la generación de actividades y programas que permitan lograr los cambios que remiten a un mayor grado de conciencia de las mujeres en la identificación de cuáles son las causas que originan las desigualdades, e identificar las alternativas que determinen un cambio socio cultural y económico para las familias en su conjunto, considerando programas alternativos, comunitarios y solidarios para propender al bien común y al respeto de los derechos humanos básicos de las mujeres y la sociedad.

Logros de la MMM-Chile

A nivel nacional hemos sido pioneras en articular al movimiento feminista con los movimientos sociales, particularmente en acciones nacionales e internacionales de contra cumbres realizadas en Chile y Latinoamerica (Foro Social Mundial, CELAC, APEC, COP, etc.)

Hemos levantado una plataforma común por los derechos sexuales y reproductivos.  Desde la marcha del 25 de julio del año 2012   hemos convocado junto a la Coordinadora de Feministas en Lucha, la marcha por el aborto libre seguro y gratuito y ahora en su séptima convocatoria bajo el lema abortemos el racismo  convocar junto a las organizaciones de mujeres afro-descendientes,  reivindicando esta fecha del día internacional de la mujer afro-descendiente. 

Postergar  junto a otras organizaciones urbanas y campesinasla Ley de Obtentores Vegetales, que privatiza las semillas y atenta contra la soberanía alimentaria de nuestro país.

Alianzas  estratégicas: 

Generamos  alianzas con mujeres de sectores populares del campo y la ciudad, a partir de relaciones de confianza y reciprocidad, en virtud de metodologías respetuosas e inclusivas.

Somos el  punto focal Chile de la Marcha Mundial de las Mujeres que se encuentra en diferentes países y en todos los continentes. La MMM internacional es aliada estratégica de La Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo, CLOC-Vía Campesina. Por lo tanto, nuestra principal alianza en nuestro país es con las organizaciones campesinas y de mujeres siendo la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, ANAMURI, nuestra principal organización aliada, que a su vez  integra  la CLOC-Chile.

A través de los principios y ejes temáticos tenemos una relación de unidad en la acción, con   coordinaciones medio ambientalistas, como Viento Sur, el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales -OLCA, el Movimiento por los derechos de Agua -MAT y la Red Latinoamericana de Mujeres Transformando la Economía- REMTE.

Nuestra organicidad está estructurada horizontalmente y el liderazgo de nuestro grupo está conformado principalmente por mujeres jóvenes y adultas que integran diferentes grupos de base tanto en lo urbano como en lo rural, en el gran Santiago, Concepción y Valdivia. 

Como nuestro accionar  se enfoca en la promoción de derechos sexuales y reproductivos,y en la defensa de los derechos humanos y los bienes comunes, nuestro grupo objetivo  son mujeres jóvenes y adultas  en situación de precariedad laboral y  vulnerabilidad social. Últimamente hemos establecido alianzas con  organizaciones de mujeres migrantes en Chile. Por lo tanto, tenemos distintos programas de formación de acuerdo a los intereses de cada grupo, considerando la premisa de que nuestro activismo nos ubica e integra  una crítica al actual sistema neoliberal.

Todas nuestras decisiones y actividades se toman y planifican colectivamente. Para ello, realizamos asambleas de planificación, de evaluación de procesos y  de resultados,  así como reuniones periódicas. Las prioridades se fijan en función de los objetivos y la misión organizacional, así como de elementos de coyuntura nacional e internacional. Nuestras acciones y actividades forman parte de una planificación anual y son calendarizadas en concordancia con fechas simbólicas para nuestro movimiento feminista, en el país y en el ámbito internacional.

Mafalda Galdames dando una charla. Fuente: Facebook Marcha Mundial de las Mujeres

El momento actual: 

Sobre la situación política  actual constatamos que en los procesos de profundización  del neoliberalismo vemos que existen nuevas formas de negar a los pobres, que el  capitalismo y el patriarcado se estructuran sobre las bases de las desigualdades, por eso  nos sumamos a diferentes  acciones para que las mujeres pobres ejerzan sus derechos. Entendemos que la comprensión de cómo se generan las desigualdades determinan las estrategias para combatirlas. Comprendemos el peso de una lógica binaria y jerárquica en la construcción de una identidad de género  y conocemos los mecanismos  de coerción para imponernos ese modelo ( guerras, sometimiento, humillación, violencias, etc.)

Como Marcha Mundial de las Mujeres estamos en un momento en que es necesario hacer una reflexión y  balance de lo realizado para pensar el futuro. La MMM es un movimiento con una crítica radical al actual sistema de dominación, pues estamos viviendo una crisis -no del capital- sino de los sectores que estamos en desigualdad y opresión. Violencia, abusos en el  trabajo, acaparamiento, extractivismo en nuestros territorios son percibidos por las mujeres y sus respuestas son distintas. Pero no solo nos quedamos en la crítica, sino también tenemos conciencia de nuestro rol en la construcción de una nueva sociedad.

El nuestro es un feminismo anti sistémico, una mirada que articula la crítica al patriarcado y su relación con el capitalismo, colonialismo, racismo, etc. Nosotras buscamos romper con la homogenización como mujeres y sobre nuestros pueblos, ya que el capitalismo hace desaparecer nuestras identidades y particularidades. El sistema en nombre de la homogenización, nos invisibilizan como sujetas. Todo esto exige cambios profundos y nos obliga a buscar claves para la construcción de un nuevo paradigma,  el capital ha puesto la reproducción como una parte de la vida, que no merece ser vivida. Saca el tema de la vida de la discusión política.

La idea es desnaturalizar que nuestro cuerpo y nuestro trabajo está al servicio de los hombres, nosotras las mujeres somos seres independientes. Hay un incremento del conservadurismo bajo un discurso alienante donde las ideas patriarcales van conformando la cultura, con distintas estrategias, por ejemplo a través de la publicidad de nuestros cuerpos.

La producción para la exportación  nos afecta particularmente a las mujeres: se altera la vida cotidiana con los mega proyectos, la vida de la comunidad y de las mujeres, por ejemplo tenemos las mineras  y al lado el prostíbulo,  Las redes del saqueo alteran la cotidianidad no podemos hablar de femicidios y la trata, sin hablar de estas redes. El plomo en la sangre de los  niños  de las 

comunidades con fracking. El deterioro en la salud de los hijos/as recae también en las madres. La vida cotidiana se precariza, hay flexibilidad laboral,  privatización de la salud,  de acceso a la educación, etc. Todas estas  dificultades  impactan en la vida y bienestar  de las mujeres. Creció la militarización, el control de la vida cotidiana y  la criminalización de las comunidades que resisten. Sin embargo hay un alto protagonismo de las mujeres con fuertes grados de inseguridad para sus vidas y las de sus familias. 

Como feministas que pertenecemos a una clase social claramente determinada, también nos encontramos en la construcción de la economía feminista, que coloca a la sustentabilidad de la vida humana y al bienestar colectivo en el centro de la organización económica y territorial, cuestiona a la sociedad de mercado, en que el patrón de relación entre las personas, de éstas consigo mismas, con su cuerpo y de estas con la naturaleza, es un negocio donde lo que importa es la ganancia. La economía feminista por lo tanto se suma a otras prácticas y principios que cuestionan el orden económico actual, y postulan por una  economía solidaria, la soberanía alimentaria, etc.)  Nos valemos de la economía feminista para hacer más posible la contribución de las mujeres para la economía, y sus experiencias, y para mostrar como la producción mercantil se articula con la reproducción social, o sea la producción de las personas y de la vida. 

Las feministas cuestionamos los paradigmas de la economía dominante que reconoce solamente la producción mercantil (los bienes y servicios que son vendidos en el mercado), paradigmas sustentados por las políticas del Fondo Monetario Internacional, FMI, del Banco Mundial y de la organización Mundial del Comercio, OMC y que reproducen prácticamente todos los gobiernos del mundo.  También cuestionamos la división sexual del trabajo, que atribuye a los hombres el trabajo productivo (la producción de mercancías) y a las mujeres el trabajo reproductivo (el cuidado de las personas) además de establecer una jerarquía para el trabajo productivo por sobre el trabajo reproductivo.  

Señalamos que para que todas las mujeres tengan autonomía económica, tenemos que construir una sociedad donde el trabajo en todas sus formas, sea reconocido y valorizado. Hoy las riquezas producidas a través del trabajo humano se concentran en las corporaciones, los bancos, los sistemas empresariales,  los  capitales financieros privados que muchas veces conforman binomios político-empresariales, por medio de lucro desmedido, y altos intereses. Comprendemos que la autonomía economía para las mujeres nunca se logrará en un sistema capitalista done la razón de ser del modelo se basa en la explotación de las personas y el medio ambiente.  Nuestras acciones y propuestas tienen como objetivo la distribución de la riqueza, el derecho a un empleo digno, a un comercio justo y el acceso a la educación, cultura y recreación, para un desarrollo personal sustentable y armónico con el medio ambiente.

Finalmente en la coyuntura actual, en que la Crisis sobre Cambio Climático  afecta principalmente a los más pobres  y junto a ello las crisis económicas  amenazan a la mayoría de la población mundial, (mientras la riqueza se concentra en unos pocos)  debemos señalar que la causa estructural es el modo de producción capitalista.  Ante esta amenaza global  las corporaciones y transnacionales se consolidan a través de la refinanciación  o falsas soluciones, nosotras desde el la Marcha Mundial de las Mujeres decimos salvemos la tierra, cambiemos el sistema y en este punto las clases populares jugamos un papel trascendental en la defensa de la agricultura campesina, porque está probado que la agricultura campesina puede enfriar el planeta.  

En la Cumbre de los Pueblos 2019, que se realizará en la Universidad de Santiago de Chile,   en el marco de la Conferencia Mundial sobre cambio climático COP25,  que se realizará en el mes de diciembre en Chile, se instalará la Carpa de las Mujeres, cuyo objetivo será albergar los  foros, conversatorios y seminarios que convergen en el movimiento feminista para reflexionar  sobre   el impacto  que ejerce el cambio climático en las comunidades y plantear propuestas especificas desde los movimientos sociales nacionales e internacionales.  

“Resistimos para Vivir, Marchamos para Transformar». 

*Mafalda es profesora y poeta, socia fundadora de Talleres Andamios de Poesía y de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, ANAMURI, de la cuál es la actual Secretaria General. Fundadora de la Marcha Mundial de las Mujeres, Punto Focal Chile.

Facebook: Marcha Mujeres Chile

Instagram: @mmmchile

Deja un comentario