*Por Noelia Díaz Esquivel

En Paraguay hablar de aborto es un asunto virulento a pesar de ser una práctica a la que, a diario, se someten muchísimas mujeres en el oscuro silencio de la clandestinidad.

La investigadora feminista, Clyde Soto, realizó una presentación durante el Diálogo Feminista Intergeneracional sobre «Estrategias de Despenalización del Aborto en América Latina y El Caribe», que se llevó a cabo en Buenos Aires en noviembre de 2018 y señaló que si bien los debates sobre el aborto en Paraguay se dan desde 1992 sigue siendo el transitar por un camino inconcluso y lleno de toda clase de obstáculos, aunque en algunos casos, ésta práctica, podría significar la diferencia entre la libertad, la prisión o la muerte.

Hitos del debate sobre aborto en Paraguay

Los debates sobre aborto se dan desde 1992, en el marco de un proceso de apertura democrática, luego de la dictadura militar de 35 años (1954-1989). Recordemos que en 1992 se realizó la Convención Nacional Constituyente que aprobó un nuevo texto constitucional y en ese momento el debate giró en torno al artículo sobre derecho a la vida. Ya en esa época sectores anti derechos presionaron para que se eliminara toda excepción a la protección del derecho a la vida desde la concepción con la intensión  de cerrar las puertas a futuros debates sobre el aborto. Fue así que se aprobó el artículo 4, que protege la vida EN GENERAL desde la concepción. A partir de ello se intensificaron las disputas en diversos contextos de debate legal, como por ejemplo:

  • Código Penal aprobado en 1997 y vigente desde 1998.
  • Código de la Niñez aprobado en 2001.
  • Ley de Salud Sexual, Reproductiva y Materno Perinatal (rechazada en 2006).
  • Ley de protección a víctimas de hechos punibles contra la autonomía sexual y contra menores (rechazada en 2007).
  • Modificaciones al Código Penal de 2008 (se aprueba ley vigente).
  • Comisión de reforma del sistema penal y penitenciario 2014 (sigue el proceso de reforma).

El aborto clandestino existe y no solo esto, en el 2018 fue la principal causa de muertes maternas registradas en hospitales, según cifras preliminares del Ministerio de Salud Pública.

Yendo un poco más atrás, un grupo de investigadores: los estadísticos Laura Almirón y Héctor Arévalos; los sociólogos Mercedes Melián, Marco Castillo, Camila Corvalán y Alejandra Martínez, el ginecólogo y obstetra Claudio Castro, la trabajadora social Nidia Battilana y la analista de sistemas informáticos, Ruth Navarro, llevaron a adelante un proyecto de investigación llamado “Cálculo de la magnitud del aborto inducido en el Paraguay” que arrojó como resultado que en el año 2012 se realizaron 32.237 abortos inducidos.

Los mismos investigadores indicaron que este trabajo surgió debido a que en el país no existe un registro exacto del número de abortos que permita contar con el impacto en la salud ni la toma de decisiones por parte de las autoridades. El trabajo demandó la aplicación de métodos indirectos que permitieron estimar la magnitud del aborto inducido en Paraguay. A partir del método de la incidencia de las complicaciones por aborto, se estimó que la tasa de abortos inducidos por 1.000 mujeres en edad fértil fue de 21, y con una magnitud de 32.237 abortos inducidos durante el año 2012.

Este proyecto fue co-financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), a través del programa PROCIENCIA.

Legislación vigente

El aborto es una realidad que no se puede ocultar y es un problema de salud de salud pública, aun así el Código Penal Paraguayo estipula penas carcelarias de 15 a 30 meses para la mujer y también para el equipo que concreta el aborto. En el caso de salvar su honor, el castigo va de 6 a 12 meses. “En caso de aborto, causado para salvar el honor de la esposa, madre, hija o hermana, las penas correspondientes serán disminuidas a la mitad”, según el artículo 353. Están exentos del castigo solo en aquellos casos en que se hace el aborto para salvar la vida de la mujer.

Siguiendo con la presentación de Soto, vemos que existen una serie de propuestas de modificación de la ley, desde las feministas:

  • En 2005, en el contexto de la reforma penal que finalizó en 2008 se propuso la despenalización pero no fue considerada la modificación y se mantuvo el articulado de 1910.
  • En 2014, se presentó nuevamente una propuesta a la comisión de reforma penal: despenalización hasta la duodécima semana por sola voluntad de la mujer, excepciones posteriores para casos de violación, inviabilidad fetal y edad de la mujer. Sin embargo, no fue contemplada en la propuesta de la comisión, que debe ser tratada en el Congreso.

En medio de tantas negativas, la resistencia de las mujeres organizadas y movilizadas logró algunos avances en políticas públicas:

  • Vigencia de las normas de atención humanizada post aborto, por resolución del Ministerio de Salud, desde 2012.
  • Atención oportuna, eficaz, confidencial, humana y sin discriminaciones a mujeres que concurran con un aborto en curso o complicaciones post aborto.

Paraguay se suma al #PañuelazoInternacional

Desde la C28 en Paraguay organizan, junto a otras organizaciones aliadas, una acción para este sábado 28 de setiembre, en coincidencia con el DÍA INTERNACIONAL POR LOS DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS, bajo el lema: “por la vida y la salud de las mujeres hablemos de aborto”. Con esto se suman a la acción global por la despenalización del aborto.

Deja un comentario