Fuente: Facebook Fundación Margen

Declaración Pública

Fundación Margen de Apoyo y Promoción de la Mujer, integrante de la Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe REDTRASEX, rechaza la violencia policial desatada y el atropello a los Derechos Humanos a las trabajadoras sexuales en América Latina y el Caribe, particularmente en Chile y Ecuador, que en nuestro propio territorio, Chile, protagoniza una profunda crisis política, social e institucional.

Los estados de excepción constitucional y la violenta militarización de nuestra vida política – pública afecta grave y directamente la vida cotidiana y convivencia democrática de todas las ciudadanas y ciudadanos, incluyendo a las trabajadoras sexuales. Estos lamentables e intolerables contextos de militarización y la pérdida de libertades civiles refuerzan y profundizan la precariedad social y laboral en que viven las personas más vulnerables, entre ellas las mujeres trabajadoras sexuales, siendo el trabajo sexual una realidad no reconocida ni regulada legalmente por el Estado de Chile.

Rechazamos los abusos policiales y sexuales a nuestro pueblo movilizado, especialmente a las jóvenes, mujeres y diversidades sexuales e identitarias, existiendo múltiples y alarmantes denuncias que visibilizan estos graves hechos. Las trabajadoras sexuales conocemos de la represión, la violencia y la barbarie cuando los militares irrumpen e interrumpen la vida política – pública. Nosotras heredamos una memoria histórica, memoria de lucha que nos recuerda que la pérdida de espacios democráticos limita todas las libertades ciudadanas posibles, especialmente las libertades culturales, sexuales e identitarias.

Las trabajadoras sexuales integramos la sociedad toda; somos mujeres, jóvenes, adultas, universitarias, dueñas de casas, solteras, casadas, proveedoras, hermanas, vecinas, madres e incluso abuelas. Las trabajadoras sexuales sabemos y sentimos el costo de la vida como cualquier otra mujer y estamos profundamente comprometidas con la lucha por más derechos; mejor salud, mejor educación, mejores pensiones y por un sistema previsional justo e igualitario.

Las trabajadoras sexuales somos pueblo, sentimos, compartimos y hacemos como propio el creciente malestar social, sumándonos a las justas y bienvenidas movilizaciones sociales.

Las mujeres trabajadoras exigimos el levantamiento inmediato del Estado de Emergencia y el retorno de la convivencia pluralista y democrática en Chile, desterrando nuevamente y para siempre a los militares de la vida política y pública de nuestro país. No más militarización en nuestros barrios y espacios de convivencia social.

Las trabajadoras sexuales de América Latina y el Caribe estamos y estaremos alertas. Estamos, existimos y seguiremos estando y existiendo, organizándonos y movilizándonos por derechos. Ya nunca estaremos más solas y silenciadas. Estamos, estaremos y seguiremos luchando junto al pueblo de Chile por los Derechos Humanos de todos, todas y todes.

Trabajadoras sexuales por la libertad, justicia e igualdad.

Deja un comentario