Las movilizaciones chilenas han tenido variedad de protagonistas: el perro «mata paco» como símbolo de la evasión, los carteles y su creatividad, personas disfrazadas, la masividad y amplitud de las marchas, la respuesta rápida en las calles a los desatinos del Gobierno, y también, la expresión artísticas y canciones que se han transformado en himnos del movimiento.

Canciones que son parte del cancionero de protesta desde los años de la Dictadura militar, como El Derecho a vivir en paz, El pueblo unido, Pateando piedras o Para que nunca más, y que hoy han tomado nuevas versiones, siendo entonadas en las marchas y recitales.

También canciones creadas para el movimiento, como Cacerolazo de la hiphopera nacional Anita Tijoux.

Dejamos a continuación una muestra de estas:

 

 

 

 

Deja un comentario