Ilustración: Jazenlaluna – Jazmin Coronel Bejarano

*Por Emancipa Paraguay

¡No a la violencia laboral!

Este 2019 tomaron estado público varios casos de violencia laboral, mobbing y acoso sexual en lugares de trabajo, pero desafortunadamente, recién cuando algunos casos, se convirtieron en noticia y se intentó tomar medidas.

A este tipo de situaciones de violencia en el ámbito laboral están más expuestas las mujeres trabajadoras y aunque es una situación tan vieja como el trabajo mismo, asimismo ha sido una cuestión relegada. Desde el punto de vista social es un asunto sin visibilizar, restringido forzosamente al ámbito privado de quien trabaja, y escasamente reivindicado por las asociaciones sindicales.

El Convenio 190, de la Organización Internacional del Trabajo, en su artículo 1 establece que violencia o acoso en el mundo del trabajo, comprende lo siguiente:

“un conjunto de comportamientos y prácticas inaceptables, o de amenazas de tales comportamientos y prácticas, ya sea que se manifiesten una sola vez o de manera repetida, que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico, e incluye la violencia y el acoso por razón de género”.

La violencia laboral es todo maltrato o discriminación hacia el/la trabajadora en el ámbito de trabajo, ejercida por superiores o compañeros de igual o inferior jerarquía. Según el Ministerio del Trabajo de Paraguay, violencia laboral es:

  • Descalificaciones humillantes
  • Amenazas de destitución o despido
  • Servicios laborales fuera del horarios pactados
  • Negación de licencias o permisos
  • Solicitud de favores sexuales acompañados o no de recompensas en el trabajo
  • Acercamientos físicos excesivos
  • Manoseos, tocamientos, palmadas, pellizcos, caricias, abrazos o besos no deseados
  • Agresiones físicas
  • Chistes y/o comentarios sexistas alusivos a la vida privada, basados en género u orientación sexual

Hasta el mes de junio de este 2019 la oficina de Atención a la Violencia Laboral, del Ministerio del Trabajo, recibió 25 denuncias algunas de ellas fueron enviadas al Ministerio Público, lo cual quiere decir que este asunto no tiene por qué terminar en el ámbito privado, con la víctima sin su puesto laboral y los/las agresores impunes.

Todas las empresas con más de 10 empleados o empleadas deben contar con un reglamento interno en el que se contemple un protocolo de atención a casos de denuncias por violencia laboral. Si no cumplen con esta normativa el Ministerio del Trabajo estable multas que van de 1 a 30 jornales además de exponerse a una sanción penal. En febrero de este año se aprobó una resolución que obliga al empleador del sector público y privado a mantener un ambiente libre de violencia sicológica, física y  en el lugar de trabajo. Además se habilito la Oficina de Atención y Prevención de la Violencia Laboral en donde los/las denunciantes pueden acudir cuando son víctimas de violencia en el trabajo y no se tomó en cuenta la denuncia. La línea directa de asesoramiento es 021 – 490 930.

Ante esta situación y la cada vez más denuncias desde Revista Emancipa Paraguay invitamos a participar del Conversatorio “Protección a la mujer trabajadora contra la violencia laboral” que se llevará a cabo el próximo 11 de diciembre, a las 18:00 hs en el Espacio Juliana. La participación es libre y gratuita.

Deja un comentario