Reporte y Registro de Danae Prado Carmona

En el Día Internacional de los Derechos Humanos la fuerza, la organización y la mística de las feministas se volvió a hacer sentir en las calles de Santiago, donde se dieron cita cerca de 3 mil mujeres para hacer un homenaje a las feministas que lucharon contra la dictadura y que siguen resistiendo hoy.

Renovando el compromiso de las feministas con la vida y la defensa de los derechos humanos, convocadas por la Coordinadora Feminista 8 de Marzo se reunieron en la Plaza de las Torres de Carlos Antúnez, mismo lugar donde hace 35 años las feministas de las Mujeres por la Vida se dieron cita para cantar «La canción de la alegría» y fueron duramente reprimidas por la Dictadura Cívico Militar de Pinochet.

Como informa el archivo del Museo de la Memoria, las Mujeres por la Vida nacieron en 1983 «luego de una declaración pública titulada “Hoy y no mañana”, a raíz del impacto que generó la inmolación de Sebastián Acevedo, padre de dos detenidos desaparecidos en ese momento. El movimiento estuvo conformado por mujeres opositoras al régimen con diversas profesiones, afiliaciones políticas y orígenes sociales, pero que tenían la meta común de restaurar la democracia. Las actividades del grupo estuvieron centradas en actos relámpagos pacíficos y marchas públicas que buscaban generar impacto en la sociedad»

Retomando esta herencia de acciones en la vía pública, las feministas crearon la «Canción de la Rebeldía» y unidad por un eterno hilo rojo marcharon desde Providencia a la Plaza de la Dignidad. «Escucha hermana la canción de rebeldía, el canto fuerte de las que esperan justicia. Ven marcha, sigue luchando, fuerte gritando ante el horror. Y que los pueblos condenen a los tiranos» se escuchó con fuerza en las calles tomadas por miles de mujeres.

Así, se abrieron paso contra el tránsito, haciéndose respetar, ocupando el espacio público que les ha sido negado por años y tomando el legado de las que lucharon ayer y siguen haciéndolo hoy.

Deja un comentario