“Los mitos del amor romántico. En la sociedad de mercado todo es posesión, hasta las personas» Ilustración: Miyo Himura

*Por Noelia Díaz Esquivel

Lindas, flacas, sonrientes, vírgenes, no quejarse de nada. Cuando dejás de cumplir con alguno de estos “valores” dejas de ser atractiva. Con esta frase la psicóloga Montserrat Vera reflexionaba, en el programa estreno de LA BUENAYUNTA, sobre los estereotipos hegemónicos dictados para los cuerpos de las mujeres y su directa relación con el amor romántico.

La autoestima, la autovaloración, la autopercepción se construye y organiza sobre cómo nos dice la sociedad que debemos ser. Es ahí, donde según Montse se genera el «mambo negro» del amor romántico y eso de que se asuma que una es a partir del otro, a partir de lo que el otro diga, a partir de cumplir con las expectativas y exigencias del otro. Para hacer frente a esto y no caer en amores tóxicos se debe construir amor propio, pero llegar a la clave de la autonomía de quererse y aceptarse es muy difícil cuando todo el tiempo hay mensajes del mundo que dicen que ser suficiente depende de tener la talla establecida como perfecta.

Durante la entrevista, la terapeuta hizo mención a la activista argentina Brenda Mato, modelo XL, quien sostiene que según los mandatos culturales basados en estereotipos es el cuerpo lo que define si una mujer es merecedora de amor. Expuso que el valor de las mujeres está determinado a partir de ser objeto de consumo, si algunos cuerpos no encajan en estereotipos establecidos no son valorados, no son dignos de amor, valor y respeto: “Si nosotras no somos sujeto, somos solo objeto de consumo, dejas automáticamente de ser digna si tus ideas o por lo general tu cuerpo no sirven en el mercado para ser vendido. Si no tenés valor no sos nada y eso afecta enormemente tu autoestima. No sos nada y no tiene sentido tu existencia”

Sin embargo existen herramientas para no ser aplastada por los traumas sobre los cuerpos y el amor romántico, la psicóloga mencionó que es muy importante empezar a entender a las relaciones sexo afectivas a partir de la compañía y no de la dependencia para no terminar aceptando cosas que no queremos. Entender que el amor no va a llenar carencias. El vacío no llena el otro.

Montse Vera terminó la entrevista para LA  BUENAYUNTA diciendo: “cagarse en la idea de que el amor es renunciar a nosotras mismas en el afán de agradar al otre. Pensar fuertemente la consigna de Simone de Beauvoir  de que el día que podamos amar NO desde nuestra debilidad, sino desde nuestra fuerza, NO para escapar de nosotras mismas, sino para encontrarnos, NO para humillarnos sino para afirmarnos. Así el amor será una fuente de vida y no un peligro mortal”.

Deja un comentario