Imagen: Mujeres de la Casa de la Mujer preparadas para repartir los kits de alimentos.

*Por Flavia Borja
Desde hace dos años un grupo de mujeres lideradas por Jazmín Martínez viene trabajando para capacitar a mujeres víctimas de violencia en oficios que les permitan comenzar micro-emprendimientos, de modo a generar independencia económica. En este contexto tuvieron que reencausar algunas de sus iniciativas, para que a pesar de la falta de dinero, no falte la comida.
Algunas saben costurar, otras saben elaborar productos de limpieza, todas se aseguran de trasladar sus conocimientos a mujeres que acudan a ellas en la Casa de la Mujer, inaugurada oficialmente en noviembre del año pasado en el Bañado Tacumbú de Asunción. En la casa además tienen un espacio que sirve como refugio para víctimas de violencia.
Allí tratan de tener siempre un poco de ropa y alimentos en stock para que las mujeres que llegan se sientan cómodas y contenidas. La pandemia por la Covid19 les enfrentó a un nuevo desafío, la imposibilidad de vender los productos que hacen y con eso la falta de dinero, que expone a las familias al hambre en zonas tan vulnerabilizadas como lo son los Bañados.
Ante esta situación organizaron una Olla Popular, fueron las pioneras dijo Jazmín enorgullecida, en una entrevista durante el programa LaBuenaYunta que va por PDS Radio y Tv Online. A la semana les prohibieron seguir con la olla para evitar aglomeraciones y nuevamente se reinventaron, armaron kits de alimentos para entregárselas semanalmente a 45 familias de la zona.

Imagen: Jazmín Martínez, coordinadora Casa de la Mujer del Bañado Tacumbú

“Teníamos un merendero acá (sitio donde se entregan meriendas) los fines de semana y se cortó todo de repente esta ayuda que tenían las madres solteras, entonces teníamos que encontrar medios para ayudar y el primer mes pudimos cubrir esas necesidades”, afirmó. Ahora ya están pensando qué harán a largo plazo para asegurarse de que a fin de año todos tengan comida y un poco de dinero.
La Casa de la Mujer en el marco de esta pandemia les ha permitido eso, unidad, saberse fuertes colectivamente. “Significó mucho para nosotros esta cuarentena porque nos hace encontrarnos y ver la fuerza que tenemos con la unión, acá en la Casa de la Mujer hicimos todo lo posible para sostenernos y conseguir recursos para paliar la situación”, resaltó.
El ingenio y la solidaridad es una característica en este emprendimiento. Por ejemplo cuando mujeres sufren golpes y pierden los dientes, Jazmín y sus compañeras ofrecen sus productos y servicios a odontólogos a cambio de que éstos le devuelvan la sonrisa y así también su dignidad a las mujeres. Las personas que deseen ayudar a la Casa de la Mujer pueden comunicarse al 0981-789871.

Deja un comentario