Ad portas del Plebiscito que el 25 de octubre definirá entre Aprobar o Rechazar la elaboración de una nueva Constitución y el instrumento para esto entre una Convención Constituyente o una Convención Constitucional, organizaciones feministas chilenas enviaron una carta abierta a los Partidos Políticos para que incorporen candidatas feministas independientes en sus pactos y listas, una vez aprobado el proceso.

Las organizaciones feministas chilenas han difundido su opción por Aprobar una Convención Constitucional, ya que es la única opción elegida 100% por la ciudadanía y que considera Paridad en su conformación.

Carta a los partidos políticos: organizaciones feministas y de la sociedad civil exigimos incorporar candidatas feministas independientes en sus pactos y listas

Las feministas hemos luchado durante más de siete décadas por la ciudadanía política. Una ciudadanía que no cumplió nunca con su promesa de origen, que todos los seres humanos somos iguales en derechos y que la democracia es el gobierno del pueblo, de todo el pueblo.

Durante este sin fin de años, de generación en generación, nos hemos fortalecido, exigido y declarado que somos seres humanos y que tenemos derecho a una ciudadanía plena. Lo hemos hecho en nuestros hogares, en la academia, en las calles, en los territorios, en las organizaciones, y en nuestros partidos, sin doblegarnos, y con la clara conciencia de que nuestra exclusión debilita la democracia, y con la convicción que la política democrática es el medio para fortalecerla.

El plebiscito del 25 de octubre es un hito en la historia de Chile y una oportunidad única para la democracia chilena. La ciudadanía será protagonista de un Chile distinto, del país que acordemos en conjunto, queremos construir. Este nuevo pacto político y social en el que las mujeres y los pueblos indígenas nos hemos ganado el derecho de participar, sin embargo, está en riesgo.

Además, el manejo deficiente de la pandemia y la falta de convicción del gobierno sobre la necesidad de este plebiscito, arriesga una participación menguada si no exigimos responsabilidad y cuidado por parte de las autoridades encargadas de su concreción. No es responsabilidad de las y los ciudadanos generar las condiciones de máxima seguridad a la vez que las de máxima participación. Es el Estado de Chile quien debe garantizar el ejercicio del derecho a voto y la garantía del derecho a la salud, pero son los actores políticos, fundamentalmente los partidos, quienes tienen el deber moral de exigir e impulsar todas las medidas a través de sus representantes en el parlamento, para que ello cobre realidad.

Por otra parte, el estallido del 18 de octubre nos deja una lección ineludible y frente a la cual el acuerdo adoptado el 15 de noviembre cobra su mayor sentido. Es la primera vez que las y los independientes podrán participar en el debate y elaboración de una nueva constitución. Sin embargo y frente a la desigualdad de trato en la que estos se encuentran para su inscripción, existe un riesgo de reeditar una práctica política que prescinde del mundo social y de aquellos que no se sienten atraídos por la militancia política. Dentro de ellos, muchas de las organizaciones que conforman el movimiento feminista en Chile.

Exigimos a los partidos políticos de oposición un claro y efectivo compromiso a incorporar candidatas feministas independientes de los partidos políticos, en sus pactos y listas. Abrir espacios a la representación social de Chile y en particular a las feministas contribuye a que el proceso tenga una mayor legitimidad y a que la nueva constitución sea el punto de encuentro de las y los ciudadanos que habitamos este país.

Exigimos además que declaren públicamente que las y los candidatos a delegados constituyentes, sean militantes o independientes, lleven y defiendan en el debate constitucional:

  1. a)         La incorporación de un enfoque de género en todos los debates y deliberaciones constitucionales
  2. b)        La inclusión de la paridad como principio de un Estado democrático que se plasme en todos los órganos del Estado.
  3. c)         El reconocimiento y valoración económica de la sostenibilidad material y simbólica de la vida.
  4. d)        La garantía y protección a los derechos humanos de las mujeres, en especial el derecho a vivir una vida libre de violencia.
  5. e)         La generación de mecanismos de participación ciudadana que abran la posibilidad de la articulación social para avanzar en la profundización de la democracia.

Adhieren*

  • Corporación Humanas
  • Observatorio de Género y Equidad
  • Nada sin Nosotras
  • Centro de Estudios de la Mujer, CEM
  • TecFem
  • Mujeres de Zona de Sacrificio en Resistencia Puchuncavi-Quintero
  • Fundación Nellie Zabel, Pioneras de la Comunidad Sorda
  • Bolsa de Trabajo Feminista
  • Ni Una Menos Chile
  • Negrocentricxs
  • Corporación CIMUNIDIS
  • En@accion
  • CEDEM
  • Colegio de Matronas y Matrones de Chile
  • Colegio de Sociólogos y Sociólogas A.G
  • Asociación Nacional de Funcionarios-as del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género
  • Mujeres Modatima
  • ONG ESE:O
  • Colegio de Matronas
  • Corporación Colectivo Sin Fronteras
  • Comisión de Género CONFUSAM
  • Comisión de Género Colegio de Periodistas
  • Asociación de Abogadas Feministas de Chile, ABOFEM
  • Asociación de Mujeres Líderes de la Región del Bio Bio
  • Origen Consultores SpA
  • Observatorio Ciudadano
  • Observatorio Contra el Acoso Chile
  • Fundación Daya
  • Frente Feminista-Convergencia Social
  • Coordinadora Transversal de Mujeres Organizadas
  • Directiva Asociación Red de Investigadoras
  • LasOtras
  • Familia es Familia
  • ONG Acción Mujer y Madre
  • Grupo de Mujeres de Plaza Ñuñoa
  • Red de Periodistas y Comunicadoras Feministas
  • Mujeres Autoconvocadas de Macul
  • Confederación Democrática de Profesionales Universitarios de la Salud (CONFEDEPRUS)
  • ONG Amaranta
  • Colectiva Hartas Mujeres
  • Secretaria Mesa del Sector Publico -CUT

Deja un comentario