Por Laura Cantor

MOVIMIENTO JUSTA CAUSA PRESENTA DEMANDA DE INCONSTITUCIONALIDAD FRENTE AL DELITO DE ABORTO EN COLOMBIA

El pasado 28 de septiembre, como todos los años desde 1990 en Colombia y el mundo conmemoramos el Día de Acción Global por el Acceso al Aborto; sin embargo, en esta ocasión las colombianas tuvimos una razón adicional para agitar nuestros pañuelos verdes: El movimiento Causa Justa conformado por más de 45 organizaciones sociales de derechos humanos, de mujeres, feministas y alrededor de 60 activistas, prestadoras y prestadores de servicios de salud, integrantes de la academia y centros de investigación de toda Colombia presentó este 16 de septiembre una demanda de inconstitucionalidad que busca eliminar el delito de aborto del código penal. Este es un ejercicio de litigio estratégico feminista al que desde Revista Emancipa nos sumamos; es por ello que en esta ocasión quisimos conversar con Valeria Pedraza, una de las 7 mujeres artífices de la mentada demanda. Aquí las respuestas que obtuvimos:

Revista Emancipa: ¿Por qué es importante eliminar el aborto del Código Penal? a efectos materiales, ¿en qué se traduce esto?

Valeria Pedraza: La interrupción voluntaria del embarazo (IVE) es un derecho fundamental de las mujeres y las niñas en Colombia bajo las tres causales en las que la Corte la despenalizó en el 2006: cuando existe un peligro para la vida o la salud de la mujer; cuando hay una incompatibilidad del feto con la vida extrauterina y cuando el embarazo es producto de violencia sexual. Sin embargo, el hecho de que continúe existiendo el delito de aborto en el Código Penal es una de las principales barreras para que se preste un servicio seguro y oportuno. Esto se traduce en que las mujeres son estigmatizadas y maltratadas cuando solicitan un aborto, incluso cuando están dentro de las causales. Tampoco se les da información adecuada y oportuna sobre la IVE, ni hay disponibilidad suficiente de servicios de salud que practiquen este procedimiento en todo el país. 

Adicionalmente, la persecusión penal afecta a las más vulnerables: mujeres rurales, víctimas de violencia, mujeres migrantes, niñas y adolescentes. Por ejemplo, de acuerdo con datos de la Fiscalía, entre el 2010 y el 2017, el 75% de las denuncias por el delito de aborto se presentaron en contra de niñas y mujeres de 10 a 24 años. Lo que es aún más grave es que 37 de estos casos corresponden a niñas menores de 14 años y al menos tres casos involucran niñas entre los 11 y los 12 años. Esto no debería suceder, pues por la edad de estas niñas se presume que el embarazo es producto de violación y, por lo tanto, tendrían derecho a la IVE bajo las causales autorizadas.

 RE: ¿Por qué se consideran insuficientes los avances establecidos por la Sentencia C 355 de 2006?

VP:La decisión que tomó la Corte hace 14 años de despenalizar el aborto bajo tres circunstancias fue un avance muy importante en la protección de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres colombianas y constituyen condiciones mínimas para la protección de sus derechos. Sin embargo, lo que varias organizaciones hemos constatado es que la persistencia del delito de aborto en el Código Penal es el principal obstáculo para que las mujeres puedan acceder a la IVE, incluso cuando se encuentran dentro de las causales. Esto se puede ver en el hecho de que actualmente se cubre tan sólo entre el 1% y el 9% de los aproximadamente 400.412 procedimientos de IVE que se estima se realizan por año en Colombia, con una gran concentración de los servicios en las ciudades capitales.

Adicionalmente, la penalización parcial del aborto genera que los y las profesionales de la salud sientan temor de prestar el servicio, incluso en aquellos casos en los que es legal, pues son señalados y estigmatizados por hacerlo. Esto limita la cantidad de profesionales dispuestos a brindar un servicio de calidad a las mujeres bajo las tres causales en las que el aborto no es delito. Lo que esto nos muestra es que la eliminación del delito de aborto es una medida que se debe tomar para que lo que ya ha determinado la Corte Constitucional pueda implementarse a cabalidad en la práctica.

RE: ¿Hubo un movimiento, una organización, una consigna específica que impulsara la discusión sobre el aborto en el país?

VP:En el 2005 Women’s Link Worldwide interpuso ante la Corte Constitucional un demanda en contra del artículo del Código Penal que penalizaba el aborto en todas las circunstancias. En este proceso también participaron diversas organizaciones como la Mesa por la Salud y la Vida de las Mujeres, Católicas por el Derecho a Decidir y grupos médicos a favor del derecho a la IVE. Como resultado, se obtuvo la sentencia C-355 de la Corte Constitucional. 

Actualmente, más de 90 organizaciones y 134 activistas de todo el país conformamos el movimiento Causa Justa, el cual busca reabrir la discusión ante la Corte Constitucional para que el mismo artículo sea declarado inconstitucional y el delito de aborto se elimine finalmente del Código Penal. Se trata de un movimiento amplio y diverso, del que hacen parte organizaciones regionales, organizaciones que trabajan por los derechos de las personas con discapacidad, mujeres indígenas, profesionales de la salud, entre otros. A quienes participamos del movimiento nos une el trabajo por los derechos de las mujeres y las niñas en Colombia y buscamos que ninguna sea criminalizada por acceder a un servicio de salud como lo es la IVE.  

RE:Una cosa es la discusión jurídico- legal del aborto, pero.. ¿Cómo ganamos el debate cultural? 

VP:La eliminación del delito de aborto del Código Penal es una condición necesaria para que empiece a desaparecer el estigma que existe en la sociedad en torno a la IVE. Lo que el movimiento Causa Justa le está proponiendo a la Corte Constitucional es que el derecho penal no puede seguir siendo la vía para regular un tema como el aborto, el cual debería ser abordado desde políticas públicas en salud que protejan los derechos sexuales y reproductivos de una manera integral, es decir, que también garanticen una educación sexual de calidad y acceso a métodos de planificación familiar. Este cambio es necesario para que se pueda tener una conversación libre de prejuicios sobre el aborto, no sólo en los medios de comunicación y en los foros de toma de decisiones, sino también en espacios académicos y en las familias.  

RE:¿Cuál es la tarea del movimiento feminista colombiano en la lucha por la despenalización del aborto?

VP:Las organizaciones y personas que hoy nos articulamos por un reconocimiento más amplio del derecho a la IVE lo hacemos desde nuestras experiencias particulares y desde diferentes disciplinas. En la tarea de impulsar esta causa colectiva, nos corresponde visibilizar la realidad de aquellas mujeres y niñas que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad, como lo son las que habitan en zonas de conflicto, las migrantes en situación irregular o las víctimas de violencia, pues son ellas quienes sufren en mayor grado las consecuencias adversas de que el aborto sea contemplado como un delito en el Código Penal. Como movimiento feminista, debemos continuar trabajando para que la IVE sea un derecho de todas las mujeres y las niñas en Colombia, en lugar de un privilegio para unas pocas.

 

*Valeria Pedraza es Abogada y filósofa de la Universidad de los Andes. Abogada staff en Women’s Link Worldwide.

2 comentarios

Deja un comentario