El 2021 empezó siendo uno de los años más violentos e inseguros para las mujeres en Colombia.

Por: Nathalia Buitrago

La pandemia y la cuarentena en Colombia se volvieron una excusa para descuidar el tema de los feminicidios en el país. Cada vez se presentaba menos información y menos estrategias para mitigar el impacto de la cuarentena en la seguridad de las mujeres y niñas en todas las regiones del país. Y, les ha sido más difícil, por cuenta de la pandemia, denunciar a las mujeres los casos de abuso y violencia quedando así, más desprotegidas y teniendo, claramente, menos accesibilidad a los canales de atención.

El 2020 terminó con cifras alarmantes: se presentaron más de 200 víctimas de feminicidios dentro de la pandemia y más de 135 tentativas de homicidio denunciadas en donde el 52% de los casos se presentaron por hombres que portaban armas. Y, según el Boletín Sisma: DERECHOS DE LAS MUJERESY LAS NIÑAS DURANTE LA PANDEMIA DE COVID-19 EN COLOMBIA la violencia intrafamiliar fue el segundo delito más denunciado durante la cuarentena, además cada 4 horas se registró un proceso por acoso sexual, es decir, 1646 casos en total.

El 2021 no empezó de manera diferente. Durante los primeros 13 días del año se han presentado 15 feminicidios a nivel nacional, la mayoría perpetrados por las parejas o exparejas de las víctimas. En varios casos los agresores se quitaron la vida después de cometer el asesinato. Por otro lado, muchos de los casos siguen en investigaciones y sin condenas a los agresores. En Colombia ya no existen ni la justicia para las víctimas, ni seguridad para las mujeres y niñas.

Un hecho que llama la atención de las autoridades es que las víctimas no tienen similitud en edades, por el contrario las víctimas son niñas desde los 4 años hasta mujeres de 50 años, asunto que preocupa y es materia de investigación. Finalmente, las familias de las víctimas piden que cada uno de los casos, mencionados a continuación, no quede en la impunidad y que, las autoridades implementen medidas de seguridad efectivas para el libre desarrollo y vivir de las niñas y mujeres en Colombia:

Mayra Orobio Solís (11 años). Encontrada en Guapi, Cauca con signos de tortura y violencia sexual.

Érika López Galán (30 años) y Adellys Nahomi Camargo (11 años). Madre e hija que fueron asesinadas por Ramiro Zambrano Esposo y padre de las víctimas. Utilizó un arma corto punzante para asesinarlas.

Maricel Riascos (29 años). Tenía cuatro heridas causadas por un machete. Vivía sola con su esposo.

Marbel Rosero (15 años). Fue a llevarle el almuerzo a su papá y nunca más volvió. Su cuerpo fue encontrado con signos de violencia y heridas de machete.

Rosmery Margarita (36 años) Había denunciado a su pareja sentimental dos veces por maltrato. La asesinó con un arma corto punzante delante de sus cuatro hijos.

Norvic Barrios (51 años) Asesinada por su pareja con un arma corto punzante.

Mildret Pedrozo (40 años). Fue su expareja quien la agredió y asesinó.

Luz Estela Sánchez (50 años). Su hijo la asesinó con un arma blanca luego de que le pidiera el favor de que apaga las luces de la casa.

Yuri Andrea Bolaños (32 años) y María Botina (53 años). Se transportaban en moto cuando fueron interceptadas, recibieron varias heridas con arma de fuego.

Edilma Tróchez (33 años). Defendiendo a su hermana de su excuñado, agresor, recibió un disparo en la cabeza.

Daniela Sánchez Rojas (22 años). Víctima de un disparo en la cabeza perpetrado por su pareja sentimental.

María Ángel Molina (4 años). Fue raptada por un hombre su cuerpo fue encontrado sin vida

Samanta

Colombia pide que disminuya la violencia contra las mujeres y que se haga justicia para los casos ya denunciados. JUSTICIA PARA TODAS LAS VÍCTIMAS DE FEMINICIDIOS.

Deja un comentario