*Por Noelia Diaz Esquivel

Datos oficiales del Ministerio Público dan cuenta de nefastas cifras que revelan la diaria y sistemática vulneración de derechos de la que son víctimas niñas, niños y adolescentes paraguayos.

Acorde a los datos proveídos por la Unidad Especializada de Trata de Personas del Ministerio Público en el 2020, fueron atendidos 5793 niños, niñas y adolescentes víctimas de abuso y maltrato. Se registra unas 8 víctimas por día de abuso sexual infantil.

Un comparativo de datos entre los años 2018, 2019 y 2020 da a conocer la cantidad de presuntos hechos punibles contra niños, niñas y adolescentes registrados por el Ministerio Público, que incluye abuso sexual infantil y maltrato infantil. En ese sentido, el año con mayor cantidad de denuncias ingresadas es el 2019 con 7.054 denuncias, seguido del 2020 con 5.793 denuncias y en último lugar, el 2018 con 5.172 denuncias.

En lo que respecta a Abuso Sexual en niños, se dieron 2.608 casos en el año 2018, 3.315 en el 2019, 2.706 en el 2020. Siendo Central, Alto Paraná, Itapúa y Asunción, las zonas con más casos de este tipo de crimen.

Sobre el hecho punible de Maltrato de Niños y Adolescentes bajo Tutela, se registraron unos 1.259 casos en el año 2018, 1.643 casos durante el año 2019, seguido de 1.382 casos en el 2020 y.

Referente al hecho punible de Estupro, el año 2019 encabeza el registro con 947 casos, seguido del 2018 con 663 casos, y finalmente el 2020 con 648 casos.

El año 2019 se registró la mayor cantidad de denuncias por Pornografía relativa a Niños y Adolescentes, siendo 960 casos, seguido del 2020 con 915 casos, y el año 2018 con 521 casos registrados.

Respecto al hecho punible de Proxenetismo, se registraron 162 denuncias en el año 2019, seguido del 2020 con 119 denuncias, y finalmente el año 2018 con 98 denuncias.

Mientras que en el 2019 se registraron 9 casos de Actos Homosexuales contra Menores, descendiendo a 8 casos en el 2020 y luego a 6 en el 2018.

Las víctimas son un 80% niñas y en un 20% niños. En lo que respecta a los autores, el 92% de los abusadores son varones y el 8% son mujeres.

El 35% de la población de la población paraguaya está compuesta por niños, niñas y adolescentes, la mayoría de ellos viven en condiciones de pobreza, violencia, abusos, falta de oportunidades, de acceso a salud, agua potable, alimentación, educación, vivienda, tierra; sus vidas se desarrollan en medio de colosales desigualdades sociales, políticas, económicas, culturales y ambientales.

Recordamos que el Estado Paraguayo se comprometió al Principio de No Regresividad ante la comunidad internacional, por lo que los derechos humanos deben ser progresivos y garantizados con presupuestos suficientes a nivel nacional, departamental y municipal.

Todas las niñas, niños y adolescentes deben crecer con derechos para vivir sin violencias. Hoy el Estado, la sociedad y las familias del país debemos preguntarnos ¿Qué haremos para transformar esta terrible realidad?

 

Deja un comentario