Por: Paula rubiano

Albalucía Ángel hizo parte de la época del Boom Latinoamericano. Floreció como lo hace un girasol en invierno, contra la corriente de una lógica. Es evidente que su manera de escribir sería un paradigma para la época, haciendo que muchos autores, para opacar lo que ella hizo, la tomaran como una mujer inofensiva y tierna, tratando de inducirle a las personas que su escritura no era lo suficientemente buena para estar al nivel de estos autores que serían revolución para toda Latinoamérica.

“(…) ahí estaba Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes o podía estar Julio Cortázar y yo llegaba como interrumpiendo esa tertulia de sabiduría, esos presocráticos latinoamericanos y yo venía rendida y decían ‘ay por fin llego Albalú’, cántanos una ranchera y yo cantaba y nunca se habló que yo fuese escritora.” (Ángel, 2015). Para todos estos autores, hombres, no les importó saber si ella escribía y de qué manera lo hacía. En el momento en el que se enteró Vargas Llosa, fue tomado como un acontecimiento “enternecedor”. Esto es un acto cuestionante acerca de cómo la mujer y sus creaciones artísticas eran marginalizadas para la época.

Lo cierto es que Los girasoles en invierno es un libro que llegó a analizar el lenguaje en todas sus expresiones desde el intelecto humano. Es una obra tan completa que lógicamente muchos autores del Boom no le llegaron a dar la importancia que merecía Ángel, ya que iba adelantada a su tiempo y a lo que ellos estaban escribiendo para ese entonces. Por tal motivo, es tan importante tener en cuenta a esta autora como promotora de una diversificación de las maneras de narrar, de la lucha por  una ruptura de la construcción . En esta novela se combinan diferentes estilos de diálogo y de narración a pesar de ser principalmente un monólogo.

Al optar por este recurso de diversificar la forma de su escritura en la novela, más allá de contar una historia, está generando una identidad femenina. Existe una doble identidad entre ella y Alejandra, la protagonista, y algo que cabe resaltar es que es una voz que está en constante reflexión, entre un ir y un venir de diferentes pensamientos. El hecho de que cambie constantemente de ideas es lo que genera una buena verosimilitud en la historia, porque de eso se basa la mente humana.

Con Los girasoles en invierno, Ángel tiene la necesidad de posicionar una cultura femenina que se encuentra marginada en la sociedad.Por obvias razones el personaje de José Luis llega a representar ese sistema que establece a la mujer en un lugar de exclusión, pues el machismo es una ideología que ha sido normalizada y se evidencia en muchas de las situaciones que recuerda Alejandra mientras está sentada en La Baleine Bleue.

En medio de todo, la intervención de este personaje en la vida de Alejandra va a generar un direccionamiento de la historia por medio de los recuerdos y de cómo estas acciones son primordiales para que el lugar y el mundo en donde se están planteando las historias sea válido, pues hace que este espacio exista sin prejuicios y desde una perspectiva íntima que es la que ayuda a generar el ambiente de tensión mientras espera a José Luis, para que finalmente se cree un punto de giro tan reflexivo que la impulsa a irse del lugar en el que estaba.

Así, Ángel logra posicionar y darle un valor muy importante a la mujer. Ella se reconoce como Alejandra; puede que existan temas de ficción, pero eso no significa que en gran parte de la obra ella no “examine” y no lo haga también con su escritura y sus voces para llegar a luchar interiormente con su voz narrativa, con proponerse esa identidad femenina por medio de un lenguaje inclusivo también para las mujeres.

“La génesis de su obra se encuentra en el deseo de dar un nuevo orden a lo real que sea la manifestación de una visión singular, de un sentimiento único, de una consciencia individual que se apropie del mundo” (Penagos, Vilma; Pg. 37; 2007). Quisiera finalizar con esta idea de Vilma Penagos, en donde realmente considero que Albalucía Ángel no escribe únicamente Los girasoles en invierno de una hibridación entre una autobiografía y una historia ficcional. La autora escribe esta novela para manifestar su inconformidad con las institucionalizaciones y con cómo las mujeres a lo largo de ese tiempo, y actualmente también, nos vemos afectadas a causa de esas ideologías machistas que están tan marcadas en nuestra sociedad y en nuestra cotidianidad.

Ángel quiere transformar esa visión de la marginalización de la mujer en donde es juzgada constantemente y apoya su manera de pensar desde otra institución que es la literatura. La poética que recorre cada palabra de las novelas que ha escrito, y específicamente Los girasoles en invierno, evidencia la mentalidad del día a día de una mujer sin mostrar aspectos que juzguen, al contrario, la autora logra abrirse a las diferentes posibilidades que implica un cambio y cómo esto también se evidencia en su manera de desestructuralizar el lenguaje, llevándolo a formas en las que se acopla para toda una sociedad y todas las diferentes identidades que existen en ella.

Bibliografía:

Ángel, A (2017) Los girasoles en invierno. Bogotá: Universidad de los Andes.

Accorsi, S et al. (2007) Buscando la escritura. Una cuestión de identidad. Cali: Universidad del Valle.

Webgrafía:

https://www.elespectador.com/noticias/cultura/albalucia-angel-la-pajara-en-vuelo/

 

Deja un comentario