Juliana Di Tullio: “Lo central es tener bien en claro que la derecha y el patriarcado son lo mismo”

 

*

Por Equipo Emancipa Argentina

Juliana Di Tullio, feminista y peronista, fue diputada de la Nación desde el 2005 hasta diciembre de 2017. Nació en una familia peronista y desde chica su mamá la llevó a los encuentros de género. Afirma que para ella el peronismo y el feminismo son la misma cosa, aunque durante mucho tiempo esa idea haya parecido un oxímoron. Su historia militante tiene como columna vertebral las problemáticas de las mujeres, desde su militancia territorial hasta dentro del recinto. Fue la primera mujer en presidir un bloque de diputados oficialista, no cree en ser una referente por el hecho de ser mujer, cree en representar a las mujeres sólo si se promueve y participa de la agenda de género.

A continuación, presentaremos los pasajes más interesantes que nos dejó la charla con Juliana.

“En la militancia éramos más mujeres, pero las conducciones políticas siempre fueron masculinas”

Cuando empecé a militar era muy difícil hablar de feminismo en un espacio peronista, tanto con las compañeras, como con los compañeros. Hoy es mucho más fácil, podes hacerte feminista por una red social, por tus amigas. Antes, te decían feminista para descalificarte. Era difícil ser feminista si no leías, es más, cuando era chica y mi mamá me llevaba a los encuentros de género a mí me parecía muy raro, pensaba: “que raras estas señoras”, o “mamá por favor no seas así”. Si no lees y no bajas eso a la cotidianeidad es difícil comprenderlo. Ese entrenamiento te lo da la política, para mí fue un proceso más rápido de apropiación porque tenía la práctica política.

“Hay cosas que tienen que cambiar: el patriarcado, la misoginia, el machismo y cuando militas en territorio esas problemáticas se ven, las encontras en la calle”

Las mujeres son víctimas de violencia, en los ’90, mientras sus maridos quedaron sin trabajo, fueron ellas las que salieron a trabajar, se transformaron en la cara de la resistencia. Al hacer lecturas políticas, es imposible no hacer ver esto, porque la realidad te lo impone, lo primero que aparecen son los problemas de la gente, y la gente son las mujeres también. Además, las fuerzas políticas se entraman también con mujeres. Hay una infinidad de hechos que lleva a tener ese tema en un lugar central.

Hoy el contrapoder popular del feminismo visibilizó que la derecha, el neoliberalismo y el patriarcado son lo mismo”

Actualmente, la problemática de género está colocada en el lugar concreto, a diferencia de los ‘90. Nosotros decíamos que la crisis la pagaban más las mujeres, por eso son las que reaccionan y ponen el cuerpo, son el sujeto político que reaccionan y allí se hace esa síntesis entre el feminismo más activista y reducido para pasar a ser un ensamble de lo popular hasta llegar a este momento donde es una fuerza política, un contrapoder. En los 90 no se entendía que la derecha y el patriarcado son lo mismo, eso no lo entendíamos.

“El poder es un espacio de mucha soledad para las mujeres

A fines del Siglo XIX había más de 260.000 obreras, eran muchísimas. En una época donde había muy pocos derechos laborales, las mujeres no podían siquiera manejar su propio salario. La mujer estaba fuera del reparto de poder, de cualquier poder. Lo que hace la síntesis del feminismo más intelectualizado con el ensamble popular es la conformación de un actor político con una fuerza enorme compuesto por todos los espacios políticos que tienen origen popular y democrático. Los años de Cristina fueron muy importantes para saldar esta síntesis, al menos dentro de mi espacio. Fue un proceso muy difícil, son espacios de mucha soledad, el poder en las mujeres es un lugar de mucha soledad. Yo me sentí sola cuando fui presidenta del bloque oficialista. Tenes que probar 100 veces qué sos buena en lo que estás haciendo.

IMG_6160

“El patriarcado tiene muchas trampas y nos hace difícil, históricamente, a las mujeres ser feministas”

No todas las mujeres se admiten feministas, no todas entienden que son feministas, incluso siéndolo no admiten que son feministas, pero no pasa por un tema de admisión, sino porque no saben que eso es ser feminista. El patriarcado nos fabrica como una pared invisible, por eso digo que hay mucha soledad en los espacios de poder para las mujeres, incluso, algunas mujeres son muy poco solidarias a la hora de acompañar ese proceso de liderazgo o de conducción.

“Es un tema de poder, porque el poder sigue siendo masculino”

El poder sigue teniendo lenguaje masculino y además el Poder (Ejecutivo) sigue teniendo dos instrumentos muy importantes que son: el dinero y las armas. Cuando Cristina puso a Mercedes Marcó del Pont al frente del Banco Central y a Nilda Garré en el Ministerio de Defensa sintetizó perfectamente la llegada de las mujeres a los espacios de poder.

“Hoy es el mejor momento del mujerío”

Las mujeres no tuvieron contradicciones para hacerle el primer paro a Macri, la CGT todavía no le hizo un paro. El primer paro lo hicimos las mujeres, hubo paros de sindicatos pero no de otras fuerzas políticas. El movimiento de mujeres es una fuerza política que se convirtió en contrapoder, un contrapoder capaz de marcarle la agenda al gobierno ¿cómo no va a ser capaz de lograr lo que nadie logró? El mujerío, como lo llama Dora Barrancos, pudo, el resto no. Lo que yo veo, es que es el actor políticamente más importante. Las mujeres estuvieron el 21F, en las marchas contra la Reforma Previsional –porque el ajuste principalmente se dirigió a las mujeres-. Entendemos que es lo que está pasando, sabemos que no podemos encerrarnos en el acoso callejero, que no es menor porque construye todo el resto, pero no nos cerramos sólo en eso, o en el aborto que tomó una dimensión central, porque la discusión es de poder. Esta discusión de poder llegó al Congreso y la metió ahí el mujerío, lo que no pudo la política, lo pudo el movimiento de mujeres.

“Respecto al aborto, la tensión dentro del bloque era grande”

Hay miedo, hay temor. Antes de ser diputada, yo fui embajadora para temas de la mujer en el ámbito internacional, tenía cargo en Naciones Unidas. Cuando Néstor me propone para ese lugar, la Cancillería se asustó, lo primero que me preguntaron fue sobre mi posición a cerca del aborto. Te genera miedo. Obviamente, actué en consecuencia, en ese momento no podía hacer la ley (cuando era embajadora), pero luché por los derechos de las mujeres, incluso el aborto, en todos los foros internacionales.

“A mí me hubiera encantado votar el proyecto del aborto legal, seguro y gratuito”

Hubiera querido votarlo, mi sueño era votarlo, no debatirlo y mucho menos perderlo. Esa es mi deuda pendiente. Después, si hablamos de deudas pendientes de la gestión, hay muchas cosas que no hicimos… Pero a la vez hicimos tantas y tantas otras. Falta mucho, pero hubo muchas cuestiones que se fueron construyendo en el camino, como esto del aborto.

“El patriarcado es intrínseco a todos los ámbitos”

No se trata de hacer una política específica hacia las mujeres, sino de tener un gobierno que pueda ir cambiando la sociedad en términos culturales para que las mujeres podamos vivir libremente una vida sin violencias de todo tipo: laborales, culturales, físicas, psicológicas, simbólicas. Todos los ámbitos del Estado Nacional tienen que tener perspectiva de géneros obligatoriamente.

“Es la primera vez que el feminismo se reproduce”

Creo que la generación que me precede ya nació feminista, la que precede a la generación de mi hija más aún y eso a mí me llena de alegría. Además, en muchos casos, en mis amigas por ejemplo, las hicieron feministas sus hijas.

“Tenemos que ser libres”

El camino de emancipación es la libertad absoluta, pero centralmente es la del cuerpo, de poder decidir sobre mi propio cuerpo, sin que sea ilegal, sin pedir permiso, sin tener que hacer una ley. Yo estoy cansada de salir a la calle y tener miedo si está oscura, de ponerme un escote y que me miren, estoy cansada que mi hija también tenga miedo. A mí me falta lo mismo que al resto de las mujeres en términos de emancipación, también en términos económicos porque no importa a qué sector social pertenezcas, seguramente haya una brecha muy grande entre vos y tu compañero –siempre y cuando tengas una pareja heterosexual-. El camino de emancipación lo recorremos juntas, no es individual ¿Cómo se hace? Juntas, no es un camino que se camine sola. Lo que tenemos, lo logramos en entre todas.

IMG_6166

*Equipo Emancipa Argentina:
Entrevista: Pamela Méndez
Entrevista y Audiovisual: Amanda Huerta Morán
Producción y Fotografía: Gabriela Rojas
Producción: Daniela Poblete Ibañez

 

Un comentario

Deja un comentario