Testimonio recogido por Heather Balbuena

Soy Sofía Zalazar, tengo 28 años, y vivo en el barrio Familias Unidas de Resistencia, Chaco.  Me desempeño como auxiliar de maestra jardinera y maternal, y me especialice en estimulación temprana.

Ejerzo mi profesión como docente popular en un espacio que se llama “El rincón de la lectura», el cual pertenece al comedor/merendero  “Por los Peques”, que junto a mis compañeras Claudia Pintos (referente territorial y encargada del comedor), y Paula Pereyra, llevamos adelante el desarrollo del espacio, siendo partes del Movimiento Evita. Soy educadora popular porque creo en proponer y trabajar con  una educación emancipadora que construya un mundo más solidario, que haga posible o de posibilidades para crear el mundo que muchos soñamos

Me guío por 3 puntos:

  • La educación política es la pedagogía de escuchar a lxs jóvenes creado espacios de reflexión y debate, buscando incrementar pensamientos nuevos y críticos para ver el contexto por el cual atraviesa en el ámbito escolar, y la sociedad.
  • La militancia en la educación  junto a lo anterior nombrado, sirve para generar acciones ya sea dentro del ámbito escolar realizando “centros de estudiantes “, en organizaciones sociales, o en su conjunto, que ganen derechos:  los alumnos a estudiar, expresarse libremente, reconocer la educación pública como un derecho, gestionar pedidos y necesidades de los alumnos para mejorar su paso por la escuela, los derechos humanos
  • La perspectiva humanística ayuda al educador a entender que el alumno no es un objeto, una cosa, ni mucho menos una mercancía.

A partir de ahí se trabaja y se educa con metodología participativa, reconociendo e incorporando el saber, y el ser de los alumnos.

Debido al contexto que estamos atravesando por la pandemia, debimos cambiar de estrategia a la hora de continuar con el trabajo, y así contener a lxs niñxs que recurren a nosotrxs. Un ejemplo es la organización que logramos llevar adelante para el día de la madre, ya que con los protocolos de cuidados cada niñx  puedo hacerle una carta a su mamá, para luego regalar con cajas diferentes tipo de desayunos.

También lxs niñxs van aprendiendo la importancia de diferentes realidades sociales, mediante tareas grupales, como armar el árbol de navidad, ya que fue elaborado mediante el reciclado. Así aprendieron sobre el cuidado del medio ambiente y la problemática del desmonte.

Y coordinando acciones, armaron un cuento virtual en conjunto con adultos mayores.

Para que cambie la educación se tendría que bajar una plan de estudios empático, emancipador que involucre, acompañe, sostenga, y que apoye a lxs alumnxs. Que se trabaje con metodologías que tengan perspectiva de género, para que deje cada unx se desarrolle con libertad propia, y no se englobe a todxs en una sola burbuja con ideales y desigualdades.

Seguiré trabajando, y militando para lograr una educación popular, igualitaria, activa, más humana y menos capitalista.

Deja un comentario