*Por Cecilia González Gerardi

Dos que se abrazan

entre la lluvia.

Los pies de ella

entre penumbras.

El universo

en sus pisadas.

Y en su humedad

no cabe el mundo.

 

Brillos de aceite

arrastran vetas

tornasoladas entre las telas.

Dos manos juntas

dos manos sueltas.

Y el remolino

entre los dos.

 

No es piel que funde.

Son

solo

dos

que se entrelazan

y se entremezclan.

Cecilia es licenciada en letras y poetisa.

Deja un comentario