not_923434_04_213530

*imagen

Durante el domingo 3 de junio y el lunes 4 de junio, se realizó en toda la Argentina la 4ta jornada Ni Una Menos. Fueron 48 horas en el que país las mujeres salieron a las calles a llenar de consignas, cantos, banderas, solidaridad y sororidad este país que está sufriendo los fuertes embates neoliberales y que a consecuencia de ello miles de mujeres ven afectadas sus vidas.

Fue en el año 2015 en la que esta iniciativa se sumo a las que durante años viene realizando el movimiento feminista en este país. Ni Una Menos nace ante la necesidad imperiosa de visibilizar los feminicidios y la falta de protección y políticas que apunten al cambio de esta realidad. Fue desde ese momento que cada 3 de junio se realizan estas jornadas, convirtiendo esta fecha en una fecha feminista repleta de mujerío que exige terminar con el heteropatriarcado.

Este año la jornada estuvo teñida de verde. Las mujeres cis, lesbianas, bisexuales, trans y travestis definieron que la consigna principal sería “Si no hay aborto legal no hay #NiUnaMenos” producto del debate sobre la legalización del aborto que se está dando en el Congreso Nacional. Para nosotras el aborto es una cuestión de vida o de muerte y ante esta encrucijada nos movilizamos día tras día para que se reconozca nuestro derecho a la autodeterminación y soberanía sobre nuestros cuerpos. Es así como durante semanas cientos de voces han expuesto a favor de la aprobación de esta Ley, en las ciudades pintadas, pegatinadas y pañuelazos han pintado de verde el país y los pañuelos verdes, símbolo de la campaña nacional por la legalización del aborto, cuelga de mochilas y carteras.

La jornada Ni Una Menos de este año no quedo ajena a este gran acontecimiento y en la semana en que se tendría que firmar el dictamen para pasar la discusión al recinto el domingo y ayer hicimos una gran demostración de la fuerza y legitimidad de nuestra demanda.

Desde Revista Emancipa buscamos impresiones de compañeras que fueron protagonistas de esta jornada y nos comentaro:

Solana López de la Corriente Nacional Lohana Berkins nos escribió desde Cordoba “La jornada Ni Una Menos este año se pinto de verde y esto demuestra como nuestra agenda se articula en lo profundo, porque sabemos que para que no haya mas femicidios el Estado y los gobiernos deben dejar de ser sostenedores de politicas colonialistas sobre nuestros cuerpos. Fuimos una gran marea una inmensa marea feminista que ha llegado para tirar abajo al patriarcado y a todos los sistemas que nos oprimen”

A su vez Alejandra Iriarte de la Red de Abogadas Feministas nos dijo “La marcha de ayer fue verde, diversa, violeta, lesbiana, trabajadora, trava, puta, antimacrista, revolucionaria, luchadora, transformadora, emancipadora. El Ni una Menos es cada vez más un espacio de encuentro, de aliento, de esperanza y de amor. Sobre todo de amor. Y con eso me quedo. Con mis borcegos que siguen llenos del barro que se les pegó cuando recorrí la plaza para buscar a mis compañera de la villa de Ramon Carrillo. Con mi pañuelo verde de aborto con misoprostol que hicieron las compañeras de Nuevo Encuentro, y que levanté los más alto que pude en el pañuelazo que tiñó la plaza de verde. Con los miles de abrazos. Con la emoción de saber que somos una marea verde abortera imparable que nos quiere vivas, libres, con trabajo y desendeudadas”

Por último Manuela Bares Peralta también de la Red de Abogadas Feministas reflexiona “El feminismo nos obligó a revolucionar la manera de relacionarnos y de disputar el sentido común. Nos impulso a poner en crisis todo lo que se nos presentaba como dado, a transitar de manera crítica las tensiones que nos imponían desde afuera y a apropiarnos de una lucha que es nuestra. El feminismo nos sacudió a todas, de una vez y para siempre. Ayer, miles de mujeres nos volvimos a encontrar en las calles: la masividad de nuestro reclamo y la multiplicidad de nuestras voces volvieron a estar en la agenda mediática y pública. Mientras las columnas avanzaban me encontré con muchas compañeras -cada una de ellas transita el feminismo a su manera, lo discute en su casa, en su trabajo y su espacio de militancia- pero todas estamos compartiendo la misma batalla. Sin dudas, en el 4to aniversario de Ni Una Menos, las mujeres, las travestis y las trans nos hicimos ver”.

 

*Imagen de Prensa Obrera

Deja un comentario