*Por Monse Díaz

Me vi desde fuera charlando con ellas sus palabras resuenan en mi cabeza. ¿Es lo inusual la danza perfecta?, inusual es justo lo que nos complementa.

Hay ritmo en su acento, vibración en movimiento, traspasamos distancias y nos convertimos en espejos.
Enmarcamos realidades que van surgiendo en el lenguaje, atendiendo nuestras voces festejando su contraste.

Fascinante es la armonía que se vive al conectar, lo nutricio del encuentro que fluye con naturalidad.
Hay espacios sin palabras que se conversan con algo más, simbolismos, silencios o lenguaje corporal.

Poco a poco descubrimos la riqueza que nos atraviesa construyendo cada frase y compartiendo nuestras experiencias .
Así mismo va de paso la consciencia de otredad que nos permite validar nuestra existencia e identidad.

Coincidiendo nos encontramos, con escucha y buenos tratos, transmitiendo mutua paz e invitandonos a reflexionar.
Vuela el tiempo y vuelvo a mi recordando mi sentir, con ellas y sus historias aprendí y reviví.

Deja un comentario