La Comisión de Mujeres y Disidencias del Sindicato Starbucks, presentó al operador de restaurantes Alsea -que también gestiona las franquicias de Burger King y Domino’s, entre otras- un protocolo contra la violencia y el acoso dentro y fuera del lugar del trabajo, basado en el convenio 190 de la OIT al que Chile aún no suscribe, y que pretende apoyar a las víctimas de este tipo de violencia dentro de todas las empresas que forman parte de Alsea.

 

Los tipos de violencia que podrían denunciar son acoso laboral, acoso sexual, acoso antisindical, maltrato laboral y la vulneración de derechos fundamentales. Para eso, la comisión generó el protocolo para denunciar, investigar y permitir al sindicato y a su Comisión de Mujeres y Disidencias representar y asesorar a trabajadoras o trabajadores que denuncien situaciones de este tipo, así como supervisar el desarrollo de procedimientos de investigación imparcial.

 

Asimismo, se propuso la derivación a la Inspección del Trabajo o investigadores externos cuando existan casos que generen conflicto de interés; los plazos serían acotados a un máximo de 30 días y permitirían la ejecución de un proceso que resuelva conflictos de esta naturaleza; y se extenderían las definiciones de violencia a la ejecutada por personal interno, clientes y maltrato doméstico.

 

Leslie Muñoz, coordinadora de la comisión, afirmó que con esto buscan “dejar de normalizar el abuso laboral que atraviesan las, los y les trabajadores de estas empresas, resguardar sus derechos y respaldar a quienes necesiten de redes para denunciar a su acosador. Nos levantamos unidas como comisión para denunciar todos estos casos, porque así somos fuertes y nos defendemos. Ahora Starbucks deberá responder a la propuesta de nuestra comisión y continuaremos negociando las condiciones para su aplicación”.

 

En la misma línea, Francisca Soto, dirigenta del sindicato e integrante de la comisión, sostuvo que “el apoyo de este tipo de violencia donde trabajas es importantísimo; una nunca está libre de sufrir abuso o acoso por compañeros de trabajo o clientes, y si la empresa no hace nada al respecto se vulneran nuestros derechos. No debemos aceptar tratos indebidos, debemos alzar la voz, apoyarnos y contenernos en esos momentos difíciles”.

 

Andrés Giordano, consejero de la sociedad civil de la Dirección del Trabajo y dirigente histórico del sindicato, sostuvo que “esto nos permitirá ampliar el rango de conductas que pueden ser denunciadas y que deben investigarse, incluso cuando la violencia no sea reiterada o sistemática, como señala la insuficiente legislación nacional. Existe una responsabilidad allí que debe ser asumida desde las empresas con distintos niveles de apoyo para que nunca más una víctima deba decidir entre su seguridad y su trabajo”.

Deja un comentario