Mira que te miro: Monitoreo Social al Consenso de Montevideo

photo5044121408057223095 (1)

Por Maglo Montórfano*

Mira que te miro: Monitoreo Social al Consenso de Montevideo: una herramienta para la exigibilidad de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos en América Latina.

En agosto del 2013 se realizó la Primera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, que congregó a representantes de 38 países miembros y asociados de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas. La reunión fue organizada por el gobierno del Uruguay con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). Participaron también 24 organismos regionales e internacionales y 260 organizaciones no gubernamentales, con una audiencia total que superó las 800 personas, convirtiéndose así en una de las reuniones intergubernamentales más grandes de los últimos años en la región.

En la conferencia se aprobó el documento: “Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo”, que contiene 130 artículos distribuidos en 8 temas prioritarios identificados en la agenda regional para dar seguimiento al Programa de Acción del Cairo después de 2014.

Se priorizaron medidas temáticas referentes a derechos, necesidades y demandas de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes; envejecimiento, protección social y desafíos socioeconómicos; acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva; igualdad de género; migración internacional y protección de los derechos de todas las personas migrantes; desigualdad territorial, movilidad espacial y vulnerabilidad ambiental; pueblos indígenas, interculturalidad y derechos; y afro descendientes, derechos y combate al racismo y la discriminación racial.

En general, los países acordaron la profundización de las políticas públicas y acciones necesarias para erradicar la pobreza, la exclusión y desigualdad.  Acordaron también aplicar un enfoque de derechos humanos con perspectiva de género e intercultural en el tratamiento de los asuntos de población y desarrollo, y garantizar un patrón de producción y consumo sostenible, evitando el agravamiento de los cambios climáticos indeseados, entre otras medidas.

Además de reafirmar los compromisos asumidos post Cairo en materia de salud sexual y reproductiva, los acuerdos y compromisos asumidos en el Consenso de Montevideo abrieron la posibilidad de avanzar temas emergentes e impostergables como el derecho a la Educación Integral en Sexualidad (EIS) para que las y los adolescentes tomen decisiones informadas sobre sus vidas, al igual que la no discriminación basada en orientación sexual e identidad de género. Se hizo un llamado a tomar medidas para prevenir el abuso sexual, el matrimonio forzado, la violencia de género y el embarazo adolescente. Se instó además a los Estados a modificar las leyes sobre la interrupción voluntaria del embarazo para salvaguardar la vida y la salud de mujeres y adolescentes  ante la evidencia de que la criminalización del aborto tiene como resultado el aumento de la mortalidad y morbilidad materna.

Ahora bien, ¿cómo hacer para exigir que se cumplan y evaluar que se han cumplido esos compromisos?

La Iniciativa de Monitoreo Social

La sociedad civil tuvo un rol protagónico en la conferencia, sentando las bases en cuanto a lo mínimo esperable que debían asumir los Estados y como contralor de los compromisos asumidos. En el campo de las realidades, conociendo los perfiles conservadores de muchos gobiernos de los países involucrados y la arremetida de sectores anti derechos haciendo incidencia política o hasta formando parte de esos gobiernos, se hacía más que necesario realizar un seguimiento desde la sociedad civil al cumplimiento de tan altos compromisos, más aun teniendo en cuenta que el Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo es el acuerdo intergubernamental más progresista en materia de derechos sexuales y derechos reproductivos en la región, en el cual se hace explícito reconocimiento a los mismos como derechos humanos.

El desafío desde las organizaciones y redes presentes fue generar una herramienta regional que mida el cumplimiento de los compromisos en materia de Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos en cada uno de los países de la región con el fin de fortalecer el trabajo de la sociedad civil a nivel regional para materializar los compromisos de Montevideo, del papel a las acciones.

Es así que a partir del 2016 se movilizaron las organizaciones, redes y profesionales que trabajan en derechos sexuales y derechos reproductivos, sumándose más de 70 organizaciones locales en 19 países de América Latina para hacer efectivo el monitoreo social.

La primera etapa del trabajo consistió en la investigación y recopilación de la documentación disponible en internet con la colaboración de la Universidad Torcuato Di Tella de Argentina. En una segunda etapa se desarrolló una plataforma en línea que permitió subir los datos relevados en terreno mediante entrevistas a profundidad a representantes de los Estados e información oficial solicitada, respaldando cada respuesta con la documentación pertinente.

Para esta etapa, luego de un proceso de capacitación en la plataforma, en cada uno de los países se conformaron equipos locales que analizaron los ejes de legislación, políticas y estrategias, programas e información estadística y planificaron la investigación en base a los siguientes ítems monitoreados:

1. Derechos Sexuales; 2. Salud Sexual y Reproductiva; 3. Aborto; 4. Prevención de Mortalidad Materna; 5. Parto humanizado; 6. Provisión de servicios a víctimas de violencia de género; 7. VIH; 8. Servicios Amigables para Jóvenes; 9. Educación Integral en Sexualidad; 10. Laicidad; 11. Rendición de Cuentas y 12. Suministros.

Todos ellos indagados mediante una serie de preguntas estructuradas para medir el grado de cumplimiento de los compromisos asumidos por los Estados. La etapa de recopilación local de los datos concluyó y actualmente se realiza el análisis correspondiente.

En agosto, en la ciudad de México se reunió el grupo impulsor del monitoreo social, en dicha reunión se escogió un nombre corto para la iniciativa: “Mira que te miro”, resultado de una consulta entre las organizaciones participantes. Igualmente se analizaron los avances de la iniciativa y se planificó la fase de presentación de los resultados de la investigación en la próxima Reunión Regional de Población y otros espacios de articulación locales y regionales, con el fuerte mensaje a los Estados de que la sociedad civil se encuentra observando y con datos solventes acerca del cumplimiento o no de los compromisos asumidos por los Estados.

¿Que tanto se comprometieron, que tanto dicen que hicieron y cuanto en realidad se avanzó en materia de derechos cada uno de los países? Es lo que se verá en los resultados del monitoreo social, de manera a seguir exigiendo mayores avances.

Muchos son los retos que se tienen en la región, y en algunos países con mayor intensidad que en otros, las brechas de cumplimiento de los derechos sexuales y derechos reproductivos son enormes, por lo que este tipo de iniciativas de influencia política en base a la evidencia científica son sumamente importantes para avanzar en la temática tan postergada, cuyo avance a su vez implicará una mejor calidad de vida para las personas en América Latina y el Caribe, en especial las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes.

¡Ya no hay vuelta atrás!

*Paraguaya, feminista, cantante, doctora en Medicina, master en gestión de proyectos. Realizó cursos de especialización en Género, Derechos Humanos, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos. Con experiencia en incidencia en políticas públicas, investigación y gerencia en el sector público, cooperación internacional y organizaciones de la sociedad civil.
Foto: Prensa CEPAL

Deja un comentario