dia-internacional-mujer

*Por Clemen Bareiro Gaona

Desde un tiempo a esta parte se ha comenzado a instalar en algunos países de Latinoamérica y en España, un concepto nuevo: ideología de género. Éste, levantado por grupos fundamentalistas religiosos, principalmente de iglesias evangélicas, engloba al matrimonio igualitario, aborto, derechos de las mujeres a vivir y decidir libremente sobre sus cuerpos, derecho a la identidad de género, dándole a todos estos conceptos connotaciones negativas.

Pero esta semana ha pasado algo profundamente grave en Paraguay, mi país, y por eso me veo en la necesidad de escribir, convencida de que lo que pienso es a favor de las personas y la vida.

El 10 de octubre de 2017, pleno siglo XXI, tiempos de teléfonos inteligentes y realidad virtual, el ministro de Educación y Ciencias de Paraguay, Enrique Riera, se pronunció en contra de las libertades conquistadas en las últimas décadas mediante la resolución N° 29.664 “Por la cual se Prohíbe la Difusión y Utilización de Materiales Impresos como Digitales, referentes a la teoría y/o Ideología de Género, en Instituciones Educativas Dependientes del Ministerio de Educación y Ciencias”

Tengamos en cuenta que es el Estado el encargado de garantizar los Derechos Humanos de todxs lxs que habitan el país. Si éste no cumple, aparecen las organizaciones de la sociedad civil y grupos sociales organizados para llamarle la atención y reclamar a quienes ejercen el poder político. Estos derechos son universales. Bajo ese criterio, todxs tenemos derecho a elegir libremente a quién amar, a que se nos juzgue con la misma vara que al Presidente o al campesinx, o a que haya castigo según la ley para las personas que cometieron hechos punibles, pero que no se nos maltrate por estar presxs, garantizando derecho a cama, comida digna y atención sanitaria.

En tanto, género, es una categoría de análisis sociológico que permite diferenciar las relaciones de poder existentes en nuestra sociedad y que no se reducen sólo y únicamente a los espacios de poder político.

Consiste en una construcción socio cultural a partir del sexo biológico (pene nene, vagina nena). No es una ideología como quieren hacernos creer, ni mucho menos es una estrategia para convertir a todos los y las heterosexuales en lesbianas, gays, bi o trans.

Para aclarar  este tema tomemos como ejemplo una pareja de personas heterosexuales, para quienes no es fundamental el matrimonio para sellar su amor, sin embargo, saben que si quieren casarse, pueden ir al Registro Civil y listo. Es así. Entonces, la igualdad de derechos en lo referente a la orientación sexual, implicaría que si una persona con una orientación sexual diferente quiere contraer matrimonio, lo debería poder hacer. El día que todxs tengamos los mismos derechos, el mundo será un mejor lugar, así que no entiendo por qué tanto miedo a la igualdad.

Otro punto que aterra a los fundamentalistas tiene que ver con el aborto. Existen miles de mujeres pobres que mueren todos los años a causa del aborto. Las ricas no, pues lo hacen en condiciones donde se cuidan la salud y la identidad, entonces nadie se entera. La despenalización significaría la disminución de muerte de mujeres, en muchos casos adolescentes y hasta niñas, ya que se realizarían en lugares con buenas condiciones para la intervención.

En el Paraguay en promedio dos niñas por día tienen hijxs producto de abusos. Aquí ya está despenalizado el aborto en caso de riesgo de vida para la mujer embarazada, pero no hay un protocolo que haga sencillo el procedimiento y no está despenalizado en caso de malformación incompatible con la vida fuera del útero, ni en casos de violación o incesto, ni de consecuencias permanentes para la salud de la mujer.

En los últimos días luego de la arremetida fundamentalista en Paraguay aparecieron dos mujeres trans apuñaladas en diferentes zonas del país.

¿Qué podemos esperar en un país donde un ministro da como respuesta a tanta violencia sufrida por niñas, mujeres, adolescentes, mujeres trans, una resolución en la que prohíbe la utilización de la palabra género en la educación?

La circular del ministro de Educación y Ciencias solo nos aparece como una arremetida del hombre blanco heterosexual y capitalista para mantener y defender su lugar de privilegios. ¿Qué tanto temor se le tiene a la palabra igualdad, si no es perder el espacio de confort desde el que han gobernado?

Por esto, seguimos luchando, por un mundo en el que las palabras igualdad de derechos, libertad, amor, amar en igualdad, respeto a la vida de todxs, vivir sin violencias, educación para todxs y GÉNERO sean hermosas realidades y no motivos de censura estatal.

*Imagen: EFE

 

 

Deja un comentario