Fútbol: Pasión de todos y todas

*Por Paula Navarro.

Difícil fue comenzar a escribir estas palabras luego de la tristeza que provocó en Chile la eliminación de la Selección nacional de Fútbol del Mundial “Rusia 2018”. La bencina que nos dejó Bielsa y el vuelito de Sampaoli, que nos permitió ganar dos copas tan importantes, no fueron suficientes para acometer con éxito el nuevo desafío que teníamos por delante.

Pero, entre todo esto, me puse a pensar un tanto en realidad y un tanto en ficción. ¿Hubiese ocurrido lo mismo si los talentos se desarrollaran desde la cuna? El problema de nuestro país no es la falta de talentos, como algunos creen, sino la falta de instrumentos para desarrollarlos. Por ahí he escuchado que pasaran otros diez años para volver a tener una “generación dorada”, como la que todavía tenemos. El punto es que no podemos sentarnos a esperar una nueva generación excepcional en el fútbol que sea producto del azar o del super talento de algunos jugadores. Hay que aplicarse desde ya en el desarrollo de esos talentos, muchos hoy día desaprovechados.

Y, como en todo, hay que comenzar con los niños y niñas. Ellos y ellas tienen las capacidades de desarrollarse en el futbol de alto rendimiento. Es nuestro deber apoyarlos. Me refiero a todos los organismos competentes; Ministerios, Comité Olímpico, Federación de Fútbol, organizaciones deportivas de la sociedad civil, tienen el deber, hoy más que nunca, de trabajar unidos dejando a un lado las diferencias y poner el acento en lo que nos une. Esa es, en mi opinión, la forma para poder construir estructuras y metodologías de trabajo para el desarrollo del futbol y, en tres ciclos olímpicos, podamos ser campeones en el futbol masculino y en el femenino.

Futbol femenino

Y sí. El fútbol es una pasión de todos, y todas. Cada día más mujeres se dedican profesionalmente a la actividad deportiva, y aunque muchos no lo crean, o lo encuentren extraño, las mujeres también “juegan a la pelota”.

Por ello, debemos avanzar incluyendo en los cuerpos técnicos a mujeres profesionales en las diferentes áreas tales como entrenadoras, preparadoras físicas, entrenadoras de porteros y porteras, kinesiólogas, utileras, coordinadoras técnicas y dirigentas. Para decirlo en simple: no estoy en contra de que las niñas jueguen con muñecas, pero no veo razón para impedirles que también jueguen a la pelota.

Las grandes potencias europeas así lo han entendido hace ya buen tiempo. Será, seguramente, una receta segura para seguir rompiendo paradigmas o mitos instalados sobre el rol de las mujeres en el deporte y para eliminar las brechas que todavía perviven en un mundo que aún no logra, a pesar de los avances, que las mujeres tengan las mismas responsabilidades, tareas y remuneraciones.

Estoy segura de que estamos a tiempo, porque los niños y niñas con los cuales trabajo diariamente, sin descanso, me dan la esperanza de que todo es posible.

El partido recién comienza. Lo vamos a ganar con todos y con todas.

*Paula Navarro es Entrenadora de Fútbol Profesional de Chile. @PauNavarroA

Un comentario

Deja un comentario