Letras feministas: Subversión feminista de la economía – Amaia Pérez Orozco

Vivimos tiempos sombríos, en los que pudiera parecer que cualquier esperanza de conseguir un mundo más justo se aleja de manera inexorable. Vivimos tiempos confusos, tiempos de imposturas y engaños, en los que parece que las palabras cumplen la función de enturbiar más que la de aclarar la naturaleza de las cosas. Pero, ¿cuándo fue de otra manera? En medio de una situación en la que parecen llover golpes por todos lados sin que podamos oponer una resistencia sufi ciente, yo apuesto por el futuro. Las palabras de Amaia Pérez Orozco son la constatación de que seguimos en marcha, de que hay otros caminos para el feminismo y el anticapitalismo. De la valentía de quienes se atrevan a recorrerlos y a asumir el cambio de perspectiva que aquí se propone, poner la sostenibilidad de la vida en el centro, dependerá en gran medida que pueda haber un punto de infl exión para un tiempo nuevo. Y es necesario atreverse, a pesar del vértigo que produce intentar observar desde los márgenes los mercados capitalistas, cuando son el centro, y desde fuera los hogares/familias heteropatriarcales, cuando son el dentro; a pesar de la tensiónde estar inmersos en ambos, en mercados y hogares, pero querer estar fuera; de ser lo mismo pero no querer serlo; de que su lógica nos atraviese y queramos huir de ella. La construcción de pensamiento, de subjetividades y de prácticas desde lo cotidiano, para salir de lo cotidiano y volver a lo cotidiano, representa un desafío básico que es necesario asumir. Si no lo hacemos, seguiremos dando vueltas como en una noria para volver siempre al mismo punto, porque el eje siempre será el mismo: los mercados capitalistas con su acompañamiento de desigualdades y opresiones en todos los órdenes. Hay que atreverse a hacer saltar por los aires esa noria para terminar de dar vueltas. Ya hemos dado demasiadas. Sirvan estas pocas palabras como invitación a ese atrevimiento e introducción a una lectura plagada de retos, ideas, matices y propuestas, pero también de riesgos.

map40_subversion_feministaamaia

Deja un comentario