*Por Yren Rotela

Quienes tratamos  de construir  una sociedad más igualitaria que dignifique  la vida humana  somos perseguidas, criminalizadas, violentadas y asesinadas  por luchar por  el cambio. Para nosotres ese cambio significa cambiar este sistema machista, patriarcal y  capitalista.

No es fácil vivir en una tierra hostil que nos excluye, discrimina, violenta y mata, se necesita tener mucho más que suerte  para sobrevivir. Desde  hace muchísimas décadas las personas trans venimos resistiendo y luchando por el derecho a ser quienes verdaderamente somos: mujeres trans y travestis.

Somos la población invisibilizada de  todas las políticas públicas, somos ese sector del que se prefiere no hablar o somos las que nos tenemos que esconder, que no se nos vea. Sin embargo siempre estuvimos  presentes en el mundo de la calle, en el ejercicio del  trabajo sexual que es la única forma de subsistir que encontramos en una sociedad que nos excluye sistemáticamente. Esa calle nos da de comer, pero también guarda tanto dolor.

Este sistema  nos niega  la posibilidad de crecer en un ambiente familiar seguro, la  inclusión escolar, el reconocimiento de la propia identidad y las posibilidades de ingreso al mundo laboral. Es necesario que esta realidad cambie y esa es la lucha que hoy muchas estamos dando y a la que todes se podrian sumar.

No se necesita ser trans para reconocer esta situación y empezar a hacer algo por cambiarla.

Porque más allá de quedarse en el afán de solo mirar sobre los retos y los problemas que enfrentamos las personas trans. Habría que asumir la responsabilidad de intervenir como parte de un conjunto social.

Nosotras ya empezamos a cambiar esta construcción estructural y social, no nos vamos a ir, no estamos  enfermas ¡vamos a luchar! Porque las que vienen se merecen un mundo mucho mejor de lo que recibimos.

 

Yren Rotela es una mujer trans, activista por los derechos humanos, luchadora incansable por los derechos TLGBI, militante feminista.

 

1 comentario

Deja un comentario