La colectiva HARTAS Mujeres nace hace cinco años en medio de una escalada de violencia machista, de las escasas respuestas institucionales para enfrentar la demanda por más derechos de las mujeres y feministas organizadas, y del hastío que provoca la despreocupación del Estado.

Este 25 de noviembre, en una conmemoración más del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, HARTAS inició una campaña para promover el activismo feminista en línea teniendo muy en cuenta la tecnoseguridad, más aún en contextos de crisis políticas como la que atraviesa Chile donde la red se transforma en un espacio privilegiado para la organización y acción política colectiva pero también para la violencia de género online.

La campaña “Feminismo Online y Tecnoseguridad para 16 Días de Activismo” mantiene el sello de la propaganda política feminista en contraposición al patriarcado también presente en las nuevas tecnologías, haciendo un llamado a apropiarse de la internet, a cuestionar la desigualdades de poder en el acceso, uso, producción y diseño digital, y a coordinar estrategias y acciones con el afán de generar otros repertorios en torno a la igualdad, la justicia y el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencias. La producción de material audiovisual y mensajes de la colectiva será intensiva hasta el 10 de diciembre, fecha en que mundialmente se reflexiona sobre los derechos humanos.

Los mensajes van en la línea de conversar sobre feminismo en la red desde una perspectiva feminista y de derechos recogiendo el trabajo que ha realizado Naciones Unidas y otros organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos vinculados con la violencia de género contra mujeres, que se manifiesta con particular odiosidad a las mujeres con perfiles más públicos como defensoras de derechos humanos, políticas y periodistas; la violencia hacia las disidencias sexuales y los intereses por limitar la libertad de expresión de individuos y grupos antiderechos a través del amedretamiento en línea.

Un segundo pilar, se relaciona con las acciones en materia de seguridad que se deben tomar, en especial cuando se decide ser activista en red.

La campaña también entregará herramientas para reportar y denunciar a cuentas y usuarios acosadores, o que promueven mensajes de odio, considerando que los derechos fundamentales de las mujeres deben ser reconocidos y protegidos de igual forma en el mundo online y offline.

Una cuarta línea de trabajo se vincula con la producción gráfica y audiovisual de uso liberado para promover el activisimo feminista en Internet, con un fuerte llamado a no migrar de la red sino a quedarse y a ensayar diversas estrategias para permanecer en la Red de manera segura.

Video campaña:

 

 

Deja un comentario