Imagen: oge.cl

*Por Paola Kolher

Una de las formas que tiene el gobierno de explicar el riesgo del Covid-19 es a través de la comorbilidad, que es de acuerdo al paradigma médico la presencia de otras enfermedades, como la hipertensión, los problemas crónicos; respiratorios, coronarios, diabetes, etc.

Esa comorbilidad es responsable de que estemos en riesgo frente a la pandemia. Con este discurso los funcionarios del gobierno al fin y al cabo de alguna u otra forma sitúan a las personas como responsables de enfermar y morir.

Sin asumir que el riesgo principal es la ausencia de un sistema de salud universal y gratuito, sin asumir que el riesgo es la ausencia de políticas públicas que garanticen la vida, la salud, la enfermedad y la muerte digna.

Si la comorbilidad es el riesgo ¿qué sería la interseccionalidad?

Ser pobre y tener Covid-19 es vivir en riesgo en un Estado que no garantiza ni el servicio de agua potable.

Ser pobre y ser mujer y tener Covid-19 es vivir en riesgo en un Estado que sigue sin garantizar la vida de las mujeres.

Ser pobre, ser mujer, ser indígena y tener Covid-19 es vivir en riesgo en un Estado que saquea las tierras ancestrales, que lxs abandona en la vereda de sus instituciones, que no garantiza el goce mínimo de los derechos humanos.

Ser pobre, ser mujer, ser indígena, ser negra y tener Covid-19, es vivir en riesgo en un Estado que invisibiliza a la población afrodescendiente, que ni siquiera están en las cifras de a quienes rendir cuenta de su abandono y negligencia histórica.

Ser pobre, ser mujer, ser indígena, ser negra, tener discapacidad y tener Covid-19, es vivir en riesgo en un Estado que no cuenta con los servicios primarios de atención, ni respuestas a emergencias, ni políticas públicas de inclusión real.

Ser pobre, ser mujer, ser indígena, ser negra, tener discapacidad, ser lesbiana y tener Covid-19 es estar en riesgo en un Estado que discrimina, que no garantiza la igualdad de las personas.

Ser pobre, ser mujer, ser indígena, ser negra, tener discapacidad, ser lesbiana, ser trans y tener Covid-19 es vivir en riesgo en un Estado heteropatriarcal, que abandona, que criminaliza, que reprime y excluye.

Ser pobre, ser mujer, ser indígena, ser negra, tener discapacidad, ser lesbiana, ser trans, ser no binarie, convivir con trastornos y diagnósticos psiquiátricos, y tener Covid-19 es estar en riesgo en un Estado que no cuenta con una ley integral de salud mental, que patologiza el sufrimiento de las personas.

Ser pobre, ser mujer, ser indígena, ser negra, tener discapacidad, ser lesbiana, ser trans, ser no binarie, convivir con trastornos y diagnósticos psiquiátricos, vivir con VIH y tener Covid-19 es vivir en riesgo en un Estado que estigmatiza y nos orilla a la periferia.

Ser pobre, ser niña, ser indígena, ser negra, tener discapacidad, convivir con trastornos y diagnósticos psiquiátricos, tener una orientación sexual no heterenormada y tener Covid-19 es crecer en riesgo en un Estado que permite que sean violadas, forzadas, maltratadas y explotadas desde que nacen.

Entonces, de la comorbilidad podemos ser en algunos casos privilegiados corresponsables, pero de la interseccionalidad y sus riegos, son el Estado y el sistema que lo sostiene los únicos responsables de nuestras vidas y nuestras muertes.

Deja un comentario