La agrupación feminista en la cual convergen más de quince organizaciones y colectivas de todo el país, se pronuncia ante el acuerdo sellado este viernes 3 de julio en la Comisión del Trabajo del Senado con la ministra del trabajo María José Zaldívar, definiéndolo como una “forma de hacer política agotada y deslegitimada” que enfatiza el empobrecimiento y la inseguridad laboral de las mujeres.

 

La Asamblea Feminista Plurinacional emitió un comunicado este domingo, donde reacciona al acuerdo que informó el gobierno sobre el cambio del actual Título I del proyecto de ley que establece beneficios para padres, madres o cuidadores de niños o niñas. En su reemplazo, se presentarán indicaciones que contemplan la creación de una licencia médica preventiva parental covid-19, la cual será de cargo de la respectiva Isapre o de Fonasa, según corresponda.

 

Para la organización, “una licencia no es lo mismo que un postnatal, la posibilidad de optar a esta licencia preventiva sólo cubre a una parte de las mujeres y aquellos pocos padres que están haciendo ejercicio del derecho a postnatal”. En efecto – explican – quienes hayan excedido el plazo de tres meses deberán retornar a sus trabajos, sin que el Estado garantice salas cuna o jardín infantil. Si en la familia o en la comunidad no hay posibilidades de asumir este cuidado, todas estas madres estarán en la misma condición que las trabajadoras de la empresa Fruna, quienes quedaron desprotegidas y estigmatizadas.

 

La Asamblea Feminista Plurinacional afirma que el feminismo pone “al centro de la política los cuidados y la reproducción social de la vida. Ello significa la existencia de un Estado que levanta y/o fortalece un sistema de cuidados que incluye un postnatal extendido en contexto de emergencia como la que estamos viviendo”. Según la orgánica, esta extensión debe ser sobre la misma estructura institucional en el que opera el postnatal en contexto de “normalidad”. Tanto la discusión de esta política pública, como lo que definieron parlamentarios, viene a reproducir el argumento falaz de “lo caras que son las mujeres” para las empresas como pretexto para no contratarlas o pagarles menos.

 

Entre otras cosas, la organización feminista destacó que la posibilidad que las trabajadoras se sometan a la Ley de “Protección” del Empleo hará que ellas paguen con su propio ahorro el cuidado de sus hijos/hijas, en contexto de precariedad y sin certeza de ingresos futuros. Se trata – afirma la Asamblea – de un escenario de “desprotección, de ninguna manera protección al empleo, y menos a las madres trabajadoras y sus familias”. Además, agregan, “sabemos que las licencias no son automáticas. Nada asegura que sean aceptadas por las ISAPRES o el COMPIN, si las isapres van a poner de sus propios recursos van a querer definir sobre las licencias”. Eso, sin contar que la tramitación del pago de las licencias no llegará con la urgencia que las madres trabajadoras hoy lo quieren.

 

“Exigimos que se legisle por y para la protección de los derechos de las mujeres, madres trabajadoras, los niños y niñas”, finalizó la Asamblea, que cuenta entre sus filas con destacadas organizaciones del feminismo chileno como Mesa de Acción por el Aborto, Corporación La Morada, Red Docentes Feministas (REDOFEM), Red Actrices Chilenas (RACH), ABOFEM, Fundación Margen, Miles, Red de Mujeres Mapuche y Observatorio de Género y Equidad, entre otras.

Fuente: Prensa Asamblea Feminista Plurinacional

Deja un comentario