*Por Noelia Díaz Esquivel

Ante la situación de pandemia y cuarentena, en Paraguay, se postergaron de forma indefinida las elecciones municipales previstas para este 2020. La buena noticia es que finalmente el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) publicó oficialmente las nuevas fechas para el año que viene.

Según el documento, las actividades iniciarán el 28 de agosto de este año con el cierre del periodo para la presentación de solicitudes de reconocimiento de partidos y movimientos políticos. También se establece que desde el 19 de marzo hasta el 17 de junio del próximo año estará permitida la propaganda de los candidatos para las internas partidaria.La fecha fijada para las internas simultáneas de los partidos es el 20 de junio del 2021. Una vez que estén definidas las candidatas y candidatos, tendrán tiempo de difundir nuevamente las propagandas desde el 8 de setiembre al 7 de octubre. Finalmente según el cronograma, las elecciones municipales se celebrarán el 10 de octubre del próximo año. El 9 de noviembre será la toma de posesión de las nuevas autoridades electas.

En una entrevista a Marta Ferrara de la organización “Semillas para la Democracia” realizada en el programa de radio feminista #LaBuenaYunta, mencionó con preocupación que existe muy poco conocimiento por parte de la ciudadanía acerca de las nuevas leyes electorales que tienen que ver con el desbloqueo de listas, financiamiento político y el uso de urnas electrónicas.

Refiriéndose a las urnas electrónicas dijo que “cualquier persona con dos dedos de frente sabe que hasta el sistema de salud pública fue vulnerado en estos días, entonces es altísima la posibilidad que tenemos de una amenaza de vulnerabilidad, no es algo que una inventa si no que es real”. Mencionó que hubo muy poca capacitación, por lo que se ve en la web del TSJE sus funcionarios participaron de una serie de jornadas webinars, pero no se sabe hasta qué punto la ciudadanía está informada al respecto, si llegaron a las bases en las comunidades o a los movimiento políticos y sociales.

Marta Ferrara señala que: “me preocupa la falta de conocimiento de la nueva ley y en el desbloqueo de listas me preocupa la participación política de las mujeres y qué impacto van a tener en el desbloqueo de listas”.

Según Ferrara sigue habiendo un imaginario de que el desbloqueo es la panacea, que todo va a ser mejor y todxs vamos a elegir racionalmente a los candidatos “pero desde Semilla, nosotrxs hemos sido muy  críticxs respecto al desbloqueo porque hubo experiencias nefastas en otros países. El voto no es racional, el voto es emotivo y en circunstancias como estas en que estamos atravesando por una profunda crisis económica,  con muchos problemas con los que tiene que cargar la mujer en su casa, las posibilidades de participar son aún menores. Hoy más que nunca los hombres van a competir con más capacidad que las mujeres porque son las que tienen el dinero.Las leyes no benefician a las mujeres, el 30% del presupuesto de los partidos está destinado a capacitación, pero no llega ni a jóvenes ni mujeres”.

Paraguay ocupa el tercer lugar, en Latinoamérica, con menor presencia de mujeres en el poder legislativo con apenas 16% por encima de Guatemala y Brasil. Existe una gran posibilidad que ante esta coyuntura baje aún más el nivel de participación femenina, sector al que no acompañan ni las leyes y ni las condiciones político-sociales-económicas.

“En esta situación de pandemia por quien se va a votar es por aquel que dio la chapa o el kit de alimentos. El voto afectivo beneficiará mucho más a los hombres que tienen el dinero y la estructura y llegarán los mismos de siempre o siguiendo con la literatura, los nuevos que lleguen serán aquellos que tienen mucho dinero”, concluye diciendo Marta Ferrara.

Es necesario instalar nuevamente en la agenda política la necesidad de la participación de las mujeres y de grupos minoritarios con miras a las elecciones municipales del 2021, que sin duda serán las bases para las generales del 2023.

La evidencia es cada vez mayor: las mujeres mejoramos la democracia porque la forma de hacer política y las prioridades de política son distintas a las de los hombres. Diferentes estudios empíricos muestran que al aumentar la presencia de mujeres en posiciones de poder, la política se vuelve más sensible a las necesidades de la población; los partidos dialogan y cooperan más; las divisiones étnicas, religiosas y lingüísticas se atenúan y la paz se vuelve más duradera.

La igual representación de hombres y mujeres en la política no es un problema ni una reivindicación de las mujeres, sino una necesidad de la democracia y un instrumento para el desarrollo inclusivo y sostenible.

 

*Para acceder a la entrevista completa en el siguiente link: https://www.facebook.com/pdsradiotv/videos/758716388288076

Deja un comentario