*Por Noelia Díaz Esquivel

Edición: Clemen Bareiro Gaona

“El día de ayer me manoseó los pechos, alrededor de las 13:00 hs, fue la gota que colmó el vaso”, confesó Luján en su cuenta de Instagram, el pasado 20 de junio. Ella fue la primera en romper el silencio. Su valentía resonó entre otras empleadas  y ex trabajadoras de la Cooperativa 24 de octubre también gritaron: ¡Yo te creo! ¡Basta de acoso!

“No es la primera vez que este señor se aprovecha de las empleadas de ese lugar, mi madrina durante su pasantía escolar, fue víctima de este señor”, se lee en otro párrafo de la publicación de Luján.  

Denuncia realizada por Lujan, a través de Instagram, tras renunciar, harta de sufrir acosos sexual.

El acoso sexual deja una marca profunda en la vida de las mujeres. Muchas trabajadoras no denuncian por miedo a perder su empleo, por temor a ser juzgadas o que no las crean. Muchas veces se reportaron estas violencias y el acosador quedó impune.

Otra víctima de acoso, relata que realizó la denuncia pero el documento desapareció.

Dos testimonios que revelan la violencia del acoso sexual en el trabajo

Buscando justicia, dos mujeres decidieron compartir públicamente sus experiencias de acoso en la Cooperativa 24 de octubre. Ambas sobrevivieron a terribles episodios y no desean que otras pasen por lo mismo.

Jazmín (nombre ficticio para proteger a la víctima)

Cuando Luján reveló los motivos de su renuncia los directivos de la Cooperativa se vieron obligados a iniciar una investigación, sobre una situación, que desde hace tiempo, era un secreto a voces.

Jazmín, con más de 15 años en la Cooperativa y quien ingresó a los a los 17 años, fue blanco constante de Cirilo Ventura Franco Zavala, gerente de la entidad. “Tenía solo 17 años cuando él se acercaba, rozando sus genitales contra mí. Otras veces, me decía cómo planeaba tener relaciones conmigo”, confiesa. 

Afiche elaborado por las víctimas y compartido en redes sociales.

Tras resistirse a las insinuaciones de su jefe, sufrió maltratos verbales, psicológicos y fue obligada a firmar documentos que la comprometieron judicialmente por una década. 

“En esa época no hice terapia, no tenía tiempo ni para sentirme mal, tenía que trabajar. Hoy me siento culpable, no me perdono haber callado, si hablaba en ese momento, tal vez esto se hubiera parado y muchas no hubieran pasado por todo este calvario”, dice entre lágrimas, Jazmín.

Años después, Jazmín encontró refugio en la iglesia. Cuando creyó haber superado su trauma, se inició un supuesto sumario administrativo contra Franco Zavala. A pesar de las advertencias, ya no se calló y describió las múltiples veces que sufrió acoso y violencia. Pese a su testimonio, la respuesta de la cooperativa fue contra ella y le aplicaron una sanción disciplinaria, a la cual apeló sin éxito.

Publicación realizada en la cuenta de Twitter Basta de Acoso.

Hoy, su caso está siendo atendido por el Ministerio del Trabajo, siendo el último paso antes de llegar a la justicia.

María (nombre ficticio para proteger a la víctima)

María, quien también ingresó siendo menor de edad, fue asignada como secretaria de Franco Zavala. Las vejaciones a las que fue sometida son irreproducibles. “Me obligaba a trabajar horas extra y, cuando estábamos solos, me acosaba, manipulaba y llegó a violarme”, relata con dolor. Cinco años después, cuando logró cambiar de posición, la violencia se transformó en humillaciones públicas. Finalmente, decidió renunciar sin denunciar formalmente, pero hoy apoya a las víctimas de Zavala.

Impunidad

El cooperativismo, teóricamente, es un movimiento social que busca mejorar la calidad de vida de las personas a través de empresas gestionadas por sus miembros, basadas en la solidaridad y el empoderamiento. Sin embargo, estas premisas no se cumplieron en el caso de las mujeres que denunciaron acoso por parte del gerente Cirilo Ventura Franco Zavala, quien, a pesar de las acusaciones, sigue en su cargo sin sanciones.

Denuncia realizada en la policía.

Las víctimas denunciaron ante la policía, la fiscalía y, dada la aparente complicidad de la Cooperativa, también ante el Instituto Nacional de Cooperativismo (INCOOP). Aunque INCOOP es la autoridad reguladora del cooperativismo, las víctimas aún no han recibido respuesta.

Una de las tantas denuncias hechas ante la INCOOP.

La Cooperativa 24 octubre Ltda.

La Cooperativa 24 de octubre tiene 27 años de trayectoria. En principio, fue fundada exclusivamente para socios militares tanto en servicio como retirados; sin embargo, con el correr de los años, se abrió a personas civiles, fuera del ámbito castrense. Está ubicada en el Barrio Tacumbú de Asunción, sobre la calle 14 de mayo esquina 23 Proyectadas.

Llama la atención que en su página oficial en Facebook felicitaron a las mujeres trabajadoras el pasado 8 de marzo, fecha emblemática de lucha por la igualdad laboral y contra la violencia de género. Sin embargo, no cuenta con un protocolo de atención para investigar, proteger, sancionar y reparar situaciones de acoso sexual y mobbing laboral.

Afiche publicado en la página de FaceBook de la Cooperativa 24 de octubre.

Deja un comentario